El Customer Relationship Management (CRM) es una plataforma que permite a las marcas centralizar su interacción con los clientes, todo en una misma base de datos. Siendo así, un CRM es el encargado de gestionar la actividad de los consumidores desde que son solo visitantes de los sitios de una marca y hasta que se vuelven clientes de la misma.

La implementación de esta tecnología puede representar una inversión de valor que permite a las marcas la alineación de sus ventas, así como conocer la efectividad de sus acciones. Del mismo modo, integrar un CRM a las estrategias de marketing, ofrece los siguientes beneficios:

1. Mayores ganancias
Si bien el CRM puede ser una herramienta de alto coste, las ganancias a mediano y largo plazos pueden ser bastante prometedoras. Del mismo modo, esta tecnología permite conocer cuál es el efecto de las acciones implementadas, por lo que si alguna no está funcionando como fue previsto, pueden tomarse cartas en el asunto, evitando pérdidas innecesarias.

2. Información de valor
El acompañamiento a toda la interacción que el consumidor tiene con la marca, permitirá conocer sus hábitos y sus opiniones con respecto a temas específicos, lo cual puede ser considerado a la hora de implementar acciones nuevas.

3. Te mantiene comunicado
esta plataforma permite una interacción directa entre marca-cliente, además de representar una base de datos centralizada que permite una gestión única por parte de todos los colaboradores, evitando fugas de información importante.

4. Mayor cantidad de leads cualificados
A través de un CRM, es posible idear herramientas complementarias que, además de favorecer la captación de leads fríos, gestionen una evaluación que atraiga leads altamente cualificados, permitiendo aumentar la posibilidad de cerrar transacciones nuevas.

Por su parte, el CRM se encargará de categorizar los leads conseguidos con el fin de crear estrategias que los conviertan en clientes frecuentes de la marca.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL