Cuando hablamos de un retailer es referirnos a un sector en constante cambio, motivado por los nuevos hábitos de consumo y la penetración de tecnología.

La dinámica de los minoristas y su forma de operar ha sido modificada en años recientes; algunas cadenas de retail cierran en algunos países, mientras que otras abren nuevas tiendas o hacen cambios de formato para llegar a nuevos segmentos de consumidores.

Algunos retailers le destinan mayor inversión a su sitio web, mientras que otros se dan a la tarea de remodelar y optimizar sus procesos en tiendas físicas.

Sea cual sea el caso, la industria del retail es uno de los sectores que muestra cambios constantes, que busca estar reinventándose, con un propósito en mente: dar lo mejor de sí para sus clientes, que ellos tengan a su disposición loa productos y marcas que desean, y que cierto retailer sea la única opción minorista para el shopper.

De acuerdo con Statista, en 2016 el crecimiento del sector retail mundial fue de 3.2 por ciento, mientras que para este año se espera un alza que coloque dicho crecimiento en un 3.3 por ciento, gracias a sus ventas netas.

Con mucha o poca integración de tecnología, con marcas comerciales o una mayoría de brands privadas, online u offline, un retailer no debe olvidarse de 3 cosas que deben estar a la orden del día para cada cliente, independientemente de si es físico o en línea.

Disponer de productos y marcas de calidad

Tanto marcas comerciales como propias del retailer o artesanales, el hecho es tener a disposición del target una extensa variedad de productos y brands que permitan tener un mayor número de clientes, con distintas necesidades, y entonces hacer de tu tienda un punto donde consumidores con diversos perfiles acudan.

Crear entusiasmo, deseo y demanda

Además de cubrir las necesidades inmediatas del shopper, es necesario que el retailer en cuestión no olvide hacer de ese punto de venta un lugar que alegre al cliente, es decir, que haya motivadores de compra, tales como promotores, activaciones de marca y personal que atienda y guíe al shopper.

Así mismo es importante que todo minorista genere un deseo y demanda en el target, mediante un marketing que lo aliente, primero, a desear algo para que, posteriormente, se sienta motivado a comprar.

Ofrecer diversas promociones

Descuentos directos, promociones cruzadas, más producto por el mismo precio, entre otras, deben ser parte del sector retail, aunque no lo más importante para atraer al shopper. Esto quiere decir que las promociones no deben ser el principal motivo para entrar a la tienda, sino más bien dejarle el peso mayoritario a los productos y marcas que en piso de venta se tienen disponibles.

Si bien hay cambios que le han favorecido a la industria del retail, hay cosas que no deben dejarse de lado, por el contrario, debe reforzar ciertos puntos en beneficio del cliente, y que estos afecten directamente las ventas del retailer en forma positiva.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL