2015, un año lleno de contrastes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Ya estamos a unas cuantas semanas de que el 2015 termine y cerremos este capítulo tan lleno de contrastes. Por lo que en esta columna me gustaría hacer un par de reflexiones sobre el consumo de los hogares en un entorno donde tuvimos mínimos históricos en la inflación, pero por otro lado, la confianza del consumidor no muestra una clara recuperación.

En términos económicos, parece que cerraremos cerca de un 2.5% de crecimiento del PIB, mejor de lo esperado en los últimos meses, aunque lejos de la proyección inicial para este año, pero al mismo tiempo el índice de confianza de los hogares tuvo su peor caída en el año porque la percepción de la situación económica actual y esperada del hogar estuvieron a la baja en conjunto con una baja en la posibilidad actual del hogar de comprar bienes duraderos. En contraste, en el mismo periodo, la situación futura tanto de los hogares como del país subió, es decir, somos un poco más optimistas con el futuro, pero duros con el presente.

¿Y qué ha pasado con el consumo de los hogares? A pesar de que hay algunos indicadores económicos positivos, el gasto de los hogares permanece estable, es decir, su incremento de gasto está en línea con la inflación oficial (los hogares están gastando un 2.5% más en el canasto de medición de Kantar Worldpanel, siendo el reflejo prácticamente de la inflación de este año). Vemos entonces que no hay una clara recuperación del gasto todavía. Pero no todo es restricción, empezamos a ver que los hogares mexicanos se dan algunos gustitos. Las categorías prescindibles, categorías que nos son tan recurrentes de compra de los hogares, están creciendo impulsadas por categorías como cerveza, bebidas energéticas, helados y maquillaje.

Como pueden imaginar, quien más aporta al crecimiento a este tipo de productos son los niveles altos, pero en contraste, los niveles más humildes también los impulsan. A final de cuentas todos buscamos cada vez más como consentirnos en el hogar. La pregunta entonces debe ir más allá ¿qué tanto consumo que teníamos fuera del hogar, como en el bar o en un restaurante, se ha mudado a nuestro refrigerador?

Este año se incrementó el gasto en promociones, llegando a representar el 11% del gasto de un hogar. Son las categorías básicas relacionadas con alimentos y cuidado del hogar las que impulsan nuestra búsqueda de productos promocionados. Aquí nos podemos plantear otra pregunta clave: ¿están ayudando estas promociones a impulsar el mercado?…por lo visto a nivel general, no vemos una clara correlación.
Algo que he visto pocas veces en México, se han reducido los viajes de compra -2.5% de 198 a 193 de Enero a Septiembre- como reflejo están gastando más en cada visita – +5.1% es decir de $76 a $80. Son viajes más planeados, que se reflejan en una mejoría en el desempeño de los autoservicios, que por los indicadores que comparte ANTAD podemos ver que estamos nuevamente a niveles no vistos desde el 2012, sólo que el crecimiento principal ya no está dado por todas las aperturas que vimos en los últimos años sino también por el fortalecimiento de las tiendas iguales.

Sin duda la mejor manera de describir este 2015, es un año lleno de contrastes, pero por todo lo que vemos, parece ser que tendrá un desenlace más positivo del esperado en cuanto economía, esperemos que esto se refleje en el consumo del hogar promedio mexicano. Veamos que sucede.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.