Una de las mejores técnicas que existen para posicionar a marcas de comida y de bebidas es el marketing experiencial, pues a través de los cinco sentidos las personas pueden vivir una experiencia de marca de una forma inigualable.

Más notas relacionadas:
Marketing experiencial: 7 tips para elegir el libro correcto
Los mexicanos prefieren las estrategias de marketing experiencial
Marketing experiencial: 17 cosas que no sabes de McDonald´s

Este año que inicia representa una gran oportunidad para las marcas que se ubican en este giro comercial, pues así como hay tendencias de tecnología, social media, entre muchas otras, hay tendencias para la comida, según el consumidor:

Emprendimientos de comida 2.0: Para los consumidores, la huella de carbono es una preocupación más a parte de los valores nutricionales de la comida.

Todo prensado al vacío: Esta técnica permite conservar la pureza y la calidad de productos como la leche, el jugo o hasta productos de belleza. Junto a las comidas no procesadas, se están convirtiendo en un fetiche para los consumidores.

La lata de estaño mejorada: En tanto que los consumidores toman una actitud hacia la comida que combina la cultura popular con la alta cultura, los creativos redefinen la comida común con giros gourmet.

Comida sin culpa para llevar: En 2015, la comida rápida ética ganará terreno. Las audiencias más jóvenes aceptan a las empresas éticas que toman principios aspiracionales.

Mezcla de licores: Este año fue el de los mashups de comida y el año entrante será el de la combinación de bebidas alcohólicas. Por ejemplo, dentro de poco se lanzará Grey Goose VX, una mezcla vodka con coñac y tequila.

Fervor por el fermento: Crece el interés de lo agrio por sobre lo dulce y los consumidores adoptan recetas nuevas, de nicho y experimentales cada vez más rápidamente.

Matcha hipster: El té verde japonés matcha es la nueva bebida saludable de los hipsters. Este y otros alimentos sanos están siendo reinventados por las marcas creativas para la audiencia millennial.

Shots de bombas recargados: Así como la comida rápida se está volviendo gourmet, la industria gastronómica está reinventando platos y tragos.

Vino para llevar: Los consumidores buscan variantes para el clásico packaging de lujo, como las botellas de vidrio del vino. Se inclinan por materiales más económicos prácticos y sustentables.

Caldo de hueso – la nueva bebida caliente: Fundada en las dietas paleo, que combinan distintos tipos de carne en sus platos, el caldo avanza.

Alto vegano: La oferta de comida saludable y responsable sin carne se hace cada vez más masiva.

Fuente: The future 100: trends and change to watch in 2015
Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL