El dinero es por excelencia la forma de pago por algún producto o servicio, a menos que estemos hablando de los trueques comerciales que hacían nuestros antepasados en los que la obsidiana podía intercambiarse por comida. Sin embargo, en tiempos actuales también es posible encontrar una pop up store que no cobra ni con dinero ni con obsidiana, sino con calorías.

Más notas relacionadas:
5 tips para el montaje de una tienda pop up
5 ventajas de instalar Pop-up stores
Punto de venta: Recrean tienda de 1964

Se trata de una acción de la marca Colun Light, la cual consistió en colocar una tienda pop up en un parque en Santiago de Chile, que más que vender, su objetivo fue potenciar un estilo de vida más sano entre la población chilena.

Para ello, se alió con la agencia de publicidad JJBarceló, e instalaron una pop-up store donde la gente podía adquirir prendas deportivas y productos lácteos de la marca, pagando con calorías gracias a una corredora o bicicleta eléctrica. Los “precios” iban de entre 10 y 120 calorías.

Checa la activación:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL