Para el inicio del 2017, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump podría avalar arancel del 5% a importaciones provenientes de distintas partes del mundo, lo cual representaría una medida que busca dificultar la entrada de productos externos a tierras norteamericanas.

Ya antes Donal Trump hizo pública su idea de imponer un arancel del 35 por ciento a toda mercancía producida por empresas norteamericanas en otros países.

Según información de CNN, los miembros del equipo del presidente electo analizan la idea de imponer dicho arancel a todos los bienes importados, el cual entraría en vigor después de que Trump asuma su cargo como nuevo presidente de Estados Unidos.

Si bien el arancel no es un hecho, al menos sí está siendo considerado seriamente por el equipo de transición, según lo indica un reporte de CNN.

Hasta el momento no se sabe si este nuevo impuesto de 5 por ciento se sumaría a los impuestos ya existentes sobre las importaciones, o si reemplazaría a los actuales.

El presidente electo fue muy enfático con los acuerdos comerciales durante su campaña, en particular los que se tienen con China y México, de los cuales dijo tienen prácticas comerciales injustas para Estados Unidos.

La propuesta y una posible imposición de este nuevo arancel del  5 por ciento es mucho menor que el 35 por ciento propuesto por Trump en su campaña, plan que ha sido criticado por economistas, académicos y gente de Wall Street, que lo señalan como la desventaja más grande de la agenda económica de Trump, dadas las posibles represalias que países como China podrían provocar ante diversas trabas que atenten contra sus relaciones comerciales. 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL