Como nos hemos percatado, en todos los tipos de negocio existen altos niveles de competencia. Está en nuestras manos hacer que nuestra empresa haga la diferencia, ya que puede ser la razón por la cual un cliente se incline hacia ti o hacia tus competidores.

Los clientes son lo más importante en nuestro negocio, ya que de ellos depende nuestro éxito o nuestro fracaso. Cuando un cliente viene a nosotros es porque tiene una necesidad y como tal debemos satisfacerla.

Ya sea de manera consciente e inconsciente, los clientes evalúan las ventajas de quienes les proveen un producto o servicio según el contacto que tengan con las personas de dicha empresa. En consecuencia, es muy importante que cada vez que se acerquen a nosotros, ya sea por teléfono, correo electrónico o en persona, se lleven una impresión agradable o, mejor aún, EXCELENTE.

Tenemos que aprender a identificar sus necesidades, no solo las que nos manifieste, sino tratar de ir más allá, llegar a un entendimiento más integral de cuáles son sus necesidades. Muchas veces medimos el potencial de los clientes por lo que nos compra y no por lo que nos puede comprar.

Algunas sugerencias:

  • Hazle ver al cliente que conoces cuáles son sus necesidades, ofrécele varias opciones y deja que él decida.
  • Estudia y analiza tu entorno competitivo, esto te dará las armas para destacar las cualidades de tus productos contra tu competencia.
  • Busca que el cliente se abra, no lo encasilles, para que te dé resultados precisos que te ayuden a cerrar la venta.
  • Aprovecha el tiempo que le dedica para hacer las preguntas adecuadas, esto te ayudara a precisar cuáles son sus necesidades.

¡Atraer un nuevo cliente es más caro que mantener uno! Por eso cuidar tu cartera de clientes es tan importante.

Todos tenemos algún recuerdo grato de una persona que fue más allá de lo que se le solicita en su trabajo para ayudarnos. ESO ES SERVICIO AL CLIENTE, y puede marcar la diferencia entre que vengan con nosotros o se vaya con la competencia.

En tus próximos acercamientos con clientes, piensa en cómo te gustaría ser tratado y aplica esa actitud hacia las demás personas… es un ejercicio redituable y satisfactorio, que pronto se volverá parte de ti y te ayudará a sobresalir y a cumplir con tus metas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL