Por medio de un decreto presidencial, en breve los supermercados ubicados en Polonia tendrán prohibido dar servicio los domingos.

El cierre de puertas de este tipo de retailer, tiene el objetivo de causar un impacto positivo en la convivencia familiar de los empleados de minoristas, ya que algunos especialistas sugieren que las jornadas laborales de los trabajadores en Polonia son extensas, y con sueldos no justos.

Ante esta situación, Andrzej Duda, mandatario de ese país, comentó que las grandes cadenas de retail deben ajustar sus prácticas y organización empresarial a esta nueva ley, por lo que pidió a estos detallistas ser comprensivos.

Hasta el momento no se tiene reportada alguna reacción o emisión de comunicado al respecto, proveniente de marcas de retail; sin embargo, especialistas en el tema sugieren que habrá manifestaciones en contra de esta medida, dado que gran parte de las ventas generadas por minoristas suceden en fin de semana, ya que son días en los que la gente acostumbra hacer sus mayores compras.

Algunos PDV de menor tamaño y alcance, sí podrán dar servicio. El resto de grandes cadenas tendrá que asumir esta promulgación, la cual entra en vigor a partir del 1 de marzo, con la posibilidad de abrir sus puertas un domingo por mes, exceptuando días festivos en fin de semana.

Con esta medida, el gobierno busca que los trabajadores de esta industria puedan pasar más tiempo de calidad con sus familias, así como realizar otras actividades, según apunta el diario El Economista.

De acuerdo con datos de Statista, los ingresos de retailers por venta de bebidas y alimentos, al cierre de 2017, fueron de 36,574 millones de dólares, cifra que al concluir este año podrían incrementar a 36,879 millones.

Por la venta de ropa, 5,845 millones de dólares fueron los ingresos percibidos en Polonia durante el 2017, y para este año se esperan ganancias por 5,950 millones de dólares.