El command center o centro de comando, se ha convertido en un gobierno imprescindible para las redes sociales, siendo un método de control que muestra los caminos adecuados, además de proteger y supervisar los datos de las marcas.

Esta técnica permite darle valor a cada resultado obtenido, haciendo uso de recursos como el big data para obtener indicadores capaces de contextualizar a las empresas sobre el entorno digital en el que están inmersos.

El command center, gracias a sus funciones, representa una inspección de datos que resulta bastante funcional a la hora de planificar estrategias de marketing.

¿Por qué el command center es una herramienta funcional para el social media?

Esta herramienta, trabaja monitoreando toda la información que entra y sale por medio de las redes sociales y sitios web de una empresa, permitiendo a mediano y largo plazos una toma de decisiones más acertada.

Del mismo modo, un centro de comando, ofrece a las marcas, la oportunidad de mantener una vida digital favorable para las objetivos de la empresa, además de brindar un control interno y centralizado.

El command center, también puede ser considerado una técnica de investigación, ya que por los datos que recolecta, es posible conocer la percepción de los usuarios con respecto a la marca y su interacción social con los consumidores.

Los resultados que se obtengan con relación a los internautas, representa a su vez, una herramienta de valor a la hora de gestionar la atención al cliente, permitiendo también la creación de estrategias para fidelizar seguidores.

Por si fuera poco, esta tecnología es altamente funcional para conocer las nuevas tendencias, ya que filtra información destacada con la que los usuarios han tenido mayor interacción. Gracias a estos datos, las marcas pueden detectar nuevas oportunidades de negocio para después diseñar estrategias con el fin de mantener cubierto todo tipo de necesidad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL