El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell informó en una de sus conferencias vespertinas acostumbradas, hace unas semanas, que hicieron un estudio llamado “Revisión rápida de uso de cubrebocas quirúrgicos en el ámbito comunitario“, en el que no encontraron reducciones de contagio relacionadas con el uso de cubrebocas.

 

Esto es, no consideraba indispensable el cubrebocas en exteriores, sino como un elemento que debe mezclarse con lo que sí es fundamenta: el lavado de manos y mantener la sana distancia. Pero hoy, López-Gatell apareció en sus redes sociales usando tapabocas y destacó que en sus redes sociales que en el tránsito a la “nueva normalidad” será una medida para evitar la propagación del COVID-19.

Se sumará a las medidas de higiene y sana distancia que el Gobierno promueve, por lo que el directivo puso el ejemplo en una reunión sobre el lineamiento de seguridad sanitaria que los espacios de trabajo con actividades esenciales que se implementará a partir del 1 de junio.

Reiteró que 1 de junio no se quitan de manera uniforme las restricciones de movilidad en el espacio público o de funcionamiento en los lugares de trabajo y centros educativos.

La gravedad del tema

Además, agregó posteriormente la importancia de mantener las medidas, no caer en la trampa de creer que todo mejora. De hecho, la Secretaría de Salud contabilizó este lunes 7 mil 633 muertes en el país.

La Universidad Johns Hopkins señala a México como el noveno país con más muertes por Coronavirus COVID-19, tras superar a Irán, que registra 7 mil 451 fallecimientos.

Los casos confirmados crecieron a 71 mil 105 y 29 mil 509 casos sospechosos acumulados, según informó José Luis Alomía, director general de Epidemiología.

A nivel mundial, se registran 5 millones 304 mil 772 casos confirmados, de los cuales, 1 millón 298 mil 573 son activos. La tasa de letalidad global es de 6.4 por ciento.

El tema es tan alarmante que incluso López-Gatell dijo que si no se hubieran aplicado las medidas de Sana Distancia la epidemia de coronavirus se hubiera agotado el 10 de abril, en el Valle de México, pero no en un aspecto positivo, sino que en 12 días se hubieran registrado casi 40 mil casos de COVID-19, lo que hubiera colapsado el Sistema Nacional de Salud.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL