Nueva York.- La cadena de cosméticos Sephora y la autoridad del color Pantone se han unido para lanzar una nueva campaña que ofrece a las consumidoras una forma diferente de ver el color. Para acercar el concepto a los clientes se utilizó un concepto exclusivo de retail.

Más noticias sobre Retail:
Tesco convierte a fans de Facebook en vendedores virtuales
Una máquina expendedora de pizzas

Pantone se ha consolidado como toda una institución en lo que a color se refiere. Industrias como la moda y el diseño han encontrado en Pantone todo un lenguaje del color, una guí­a para comunicar.

Por ello Sephora buscó a Pantone para lanzar un concepto innovador en sus productos, y una forma excitante y diferente de ofrecerlo a sus clientes.

La estrategia inició los primeros meses del año, con el lanzamiento del Color del Año: Tangerine Tango, que inspiró toda una lí­nea de productos.

Para darlos a conocer a la gente, Sephora instaló en Manhattan una original Pop-Up Store, con el objetivo e irrumpir la rutina y sorprender al cliente inesperadamente, uno de los principales objetivos de esta estrategia que combina guerrilla, retail y experiencia de marca.

La tienda ofreció productos, asesores de maquillaje y herramientas digitales para animar a las consumidoras a probar un color nuevo, que probablemente no se hubieran atrevido a utilizar. La instalación estuvo a cargo de la agencia Neverstop, y simuló una guí­a de color de Pantone a gran escala.

El tour de la Pop-Up Store inició en marzo en Nueva York y llegó a Los íngeles en abril. La marca resuelve con estrategias below the line el reto de introducir un nuevo producto, logrando hacer branding, reforzar la identidad de la marca y atraer al consumidor hacia una experiencia única.

Por Nuri Cobos

Imágenes: Neverstop

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL