McDonald’s

En Londres, McDonald’s dio a conocer que sustituirá los popotes de plástico por un material que cuente con un impacto menor al medio ambiente.

La cadena de comida rápida dejará de usar popotes de plástico por unos de papel en todos sus establecimientos en Reino Unido e Inglaterra.

De acuerdo con información de la propia compañía, McDonald’s utiliza aproximadamente 1.8 millones de popotes en Reino Unido. Sin embargo, luego de escuchar a sus clientes, la compañía decidió realizar un cambio en los materiales utilizados en sus productos.

La medida no se aplicará en todo el mundo, pero se realizarán pruebas en Estados Unidos, Francia y Noruega.

Carrefour–Google

Por otro lado, Carrefour acordó con Google una alianza estratégica en Francia para impulsar la capacidad de distribución de la empresa de comercio minorista a través de nuevas tecnologías, a partir de 2019.

El acuerdo tendrá tres pilares: la inclusión de la oferta de Carrefour en el ecosistema de Google en Francia, la creación de un ‘laboratorio de innovación’ compartido por ambas empresas y la aceleración de la digitalización de Carrefour.

Google aportará “su experiencia y herramientas tecnológicas en inteligencia artificial, la nube y nuevas interfaces”, mientras que Carrefour hará lo propio con “su experiencia en productos y su ‘saber hacer’ en los campos de la logística y las ventas”, según reportes.

La integración de Carrefour en el ‘ecosistema Google’, que estará lista “a comienzo de 2019”, incluirá estar presente en el Asistente de Google (teléfonos móviles), en Google Home (altavoces integrados) y en “una nueva interfaz de Google Shopping” (en la web). De esta manera, los franceses podrán elegir si recogen el producto en la tienda o recibirlos en casa.

Heineken España

Finalmente, Heineken España dio a conocer que redujo sus emisiones de CO2 un 2 por ciento en el área de producción durante 2017, lo que supone una rebaja acumulada del 41 por ciento desde 2008, adelantando en dos años los objetivos del 40 por ciento fijados para 2020.

Los resultados en la lucha contra la huella de carbono, dentro de su programa “Drop the C” (soltar la C), que está incluido en la estrategia de sostenibilidad global “Brindando un mundo mejor”.

Los esfuerzos para minimizar emisiones de CO2 se centran en las áreas de producción, distribución, refrigeradores, envases y embalajes, así como en el cambio en el modelo de gestión de sus residuos hacia una “economía circular”, de acuerdo con información de la propia compañía.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL