Ser la marca que atrape al consumidor, y que sean determinados productos los que triunfen y aparezcan en el ticket de compra, se ha tornado un reto para varios fabricantes, y más ante varios recursos de comunicación, tanto online como offline.

Diariamente, una persona está expuesta a más de 3 mil mensajes comerciales, lo cual representa un reto para toda firma que busca ser la marca recordada entre un cúmulo mayúsculo de impactos, sin dejar de mencionar que la intrusividad ya no funciona para persuadir, y menos para generar ventas.

En este sentido, es necesario que los fabricantes estén alerta de los momentos durante el journey del shopper para que sea capaz de aparecer en el tiempo justo, y de esta manera emitir el mensaje correcto, con el tono e información necesaria para atraer y hacerle ver que son la mejor opción.

Comunicación que persuade y convence

Ante la exposición a tantos mensajes durante 24 horas, la comunicación en los canales de venta, es decir, online y offline, se vuelve una oportunidad única para hacer que cada esfuerzo previo se vea recompensado con la preferencia del consumidor.

En el punto de venta específicamente, es clave que las marcas apliquen estrategias de comunicación que, en poco tiempo, logren enganchar al cliente, ya que la competencia, solo por categoría, es cada vez mayor, sin dejar de mencionar que cerca del 82 por ciento de las decisiones de compra se toman en una tienda física, según información de in-Store-Media.

Para mantener establecer una efectiva comunicación con el cliente en punto de venta, se puede recurrir a varias estrategias de marketing que, diseñadas y ejecutadas correctamente, no son percibidas como intrusivas.

Una de ellas es el uso de material POP. Desde las cabeceras, hasta otros tipos como las cenefas, stoppers, danglers o pendones, cada uno de estos materiales debe ofrecer información puntual y de valor al cliente para influir en su decisión de compra.

Disponer de un producto que en su packaging se pueda apreciar algo más que solo colores e imágenes, es también una buena forma de persuadir. Información nutrimental, beneficios del producto, anunciar que con la compra se apoya a agricultores o fundaciones, entre otros datos, convierte al packaging en una medio de comunicación efectivo.

Contar con displays, puede ser una opción viable, ya que muestra determinada información de manera más atractiva y así destacar del resto de la competencia y sus acciones de marketing.

Otra de las formas en que una marca puede persuadir, y al mismo tiempo, comunicar datos que quizá el packaging o material POP no tienen, es mediante promotores que comenten a los shoppers sobre beneficios, cualidades, ventajas, asistan al cliente al momento de decidir qué producto llevarse, de tal manera que al haber una comunicación presencial, el consumidor podrá sentirse más interesado y así será más probable que elija el artículo que promovió.

Y como quinta estrategia, están los escaparates. Tener un montaje bien ejecutado, un diseño del espacio correcto, organización en su interior, colocar los artículos y decoraciones adecuadas, entre otros elementos, harán de esa vitrina un punto de interacción y comunicación entre marca y cliente, el cual invitará a entrar y a que se eleven las posibilidades de compra.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL