Los memes viven su último aliento mundialista. Todo se acabará con la final, que se espera esté más entretenida que el partido entre Holanda y Argentina, en el que Van Gal no quiso hacer el cambio de portero.

Se acaban los memes mundialistas, viven el canto del cisne, pero todavía les queda algo que dar de sí. Se trata de ganarse el humor del Mundial de Brasil 2014.

Esta semifinal será recordada por la falta de estrategia y liderazgo de Van Gal y un triunfo predecible con el factor de un hombre que ya se acerca a la sombra de Maradona. Todo dependerá de la final.

Captura de pantalla 2014-07-09 a la(s) 18.15.10

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL