Para generar brand awareness, ganar un mejor posicionamiento, incrementar la presencia ante cierto público e incentivar el engagement, optar por convertirse en patrocinador es una decisión viable y, como estrategia, permite que las marcas desarrollen otras acciones de marketing que habrán de fomentar la interacción entre la compañía y su público.

Esta estrategia, lejos de reducirse en términos de uso, ha ido en aumento debido a los diversos beneficios a los que una empresa se hace acreedora al hacer uso de ella, lo cual sugiere un incremento también en su inversión.

De acuerdo con información de IEG, en 2017 el gasto destinado a patrocinio a nivel global fue de 62,700 millones de dólares; mientras que para el cierre de 2018 el monto alcanzó los 65,800 millones de dólares, cantidad que al culminar 2019 podría ser incluso mayor.

Puntos clave a considerar antes de ser patrocinador

Dados los beneficios que ofrece esta estrategia de marketing BTL, las marcas pueden verse alentadas y motivadas a sumarse a algún evento como patrocinador. No obstante, antes incluso de definir que un patrocinio es la mejor opción, hay algunos factores que deben ser tomados en cuenta, a fin de tomar la decisión más conveniente para la compañía.

Te recomendamos: 10 beneficios que toda marca recibe al ser patrocinador.

Entre los puntos clave a considerar destacan los siguientes:

  • Objetivos: así como se hace con cualquier otra acción de marketing, cada marca debe tener presente sus objetivos de negocio para que, basado en ellos, se defina si el patrocinio es la opción más adecuada que habrá de dar los resultados esperados.
  • Tipo de target al que va dirigido: puede ser que el evento tenga un alcance mayúsculo, pero si el público no es similar al de la empresa que desea patrocinar, difícilmente habrá una respuesta positiva por parte del target.
  • Valores e imagen de la marca: es importante que antes de elegir un evento las compañías verifiquen que su imagen y valores empatan con los que promueve cierto evento, esto a fin de mantenerse congruente y aliarse a partners que le sumen.
  • Relación entre el evento y la marca: debe analizarse si los valores, comunicación, target, esencia e imagen del evento son compartidos también por la marca, ya que de no haber esto será complicado que el consumidor se sienta identificado y relacione a la empresa con la experiencia que le dé ese evento.

Te sugerimos: ¿Cómo medir el ROI de un patrocinio antes, durante y después de un evento?

  • Alcance: esto está relacionado con los objetivos, ya que se debe tomar en cuenta qué tipo de público atiende determinado evento, cuántas personas se ven impactadas y qué tanto será el alcance que se habrá de generar.
  • Presupuesto: es un punto clave, ya que de no contar con el capital necesario es complicado que se tenga una participación en el festival, concierto, carrera u otro evento que se desee patrocinar.
  • Acciones para activar al target: al conseguir ser patrocinador, también es calve definir con qué otras estrategias habrá de activarse el patrocinio antes, durante y posterior al evento.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL