La cadena de valor es donde se puede generar una gran capacidad de respuesta y flexibilidad para atender con mayor eficacia los requerimientos de los consumidores, al mismo tiempo que se optimizan las operaciones de los participantes, rentabilizando sus negocios.

Más notas relacionadas:
4 tips para incrementar el valor de las marcas de retail
Las 10 marcas con más valor en el mundo
Cómo una marca aumenta su valor haciendo un homenaje

Integrando las variables y los modelos de gestión adecuados al reto de negocio, la contribución de optimizar la cadena de valor es clave tanto en tiempos recesivos como de riqueza. Es seguir a la demanda y el comportamiento orgánico de los que compran y dónde compran, en una serie de procesos que tocan desde el punto de venta hasta la compra de materiales. Saber producir y distribuir la cantidad correcta que pide la demanda en el momento adecuado.

De acuerdo con Juan Enrique Ramos, socio fundador y codirector de Grupo Logyt. “especialmente en tiempos de crisis, se vuelve de alta prioridad revisar cada uno de los componentes de la cadena de valor porque al modificarse el poder adquisitivo y comportamiento de los consumidores, cambia también la demanda de los productos y servicios”.

En este sentido, un consumidor de poder adquisitivo limitado que prefería un producto en empaques de cierta cantidad puede comprar menos unidades de ese producto o porciones más pequeñas o cambie el punto de venta, buscando mejores precios u ofertas, y si las marcas o los canales de distribución no están listos para reaccionar implementando rápida y eficientemente estas variaciones, afectan su participación en el mercado.

El análisis adecuado y oportuno de la demanda, la integración del diseño y gestión de la cadena de valor son aspectos clave para el éxito de las empresas. El consumo masivo ha cambiado, desde la industria azucarera hasta las bebidas refrescantes.

Todo impacta, impuestos, incertidumbre, nuevos medios y la mercadotecnia, por lo que una adecuada gestión de la Cadena de Valor permitirá a su negocio reaccionar mejor a la dinámica de mercado, ganando participación y rentabilidad. Las crisis son un momento idóneo para replantear su estrategia de cadena de valor y encontrar alternativas que potencien su eficiencia de cara a lograr ventajas competitivas sostenibles para el negocio.

Foto: Shuttersrock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL