Mantener un ambiente laboral óptimo en cualquier empresa o negocio familiar, requiere no solo de buena voluntad de hacer, sino de realmente ejecutar acciones que generen una buena zona de trabajo para todos los colaboradores.

Propiciar un ambiente ameno, que incite el proceso creativo, un desempeño y productividad laboral óptimo, el compromiso del empleado y un gusto excepcional por lo que hace, no se consigue solo con una oficina decorada, juegos de mesa, servicio de café y actividades recreativas.

La creación de un buen ambiente laboral que sume al colaborador, en lugar de restar, va más allá de lo mencionado. Implica una inversión en conocer cómo son los empleados que ahí trabajan, contar con buenas prácticas al interior de la organización y valorar su desempeño.

Buenas acciones 

Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés laboral es una de las afecciones más recurrentes entre los trabajadores a nivel global, sin dejar de mencionar que en México se encuentran los más estresados, de acuerdo con esta organización, situación que impacta directamente el funcionamiento de una empresa.

En este sentido, es importante que para evitar pérdidas de capital humano y de inversión, se lleven a cabo buenas prácticas al interior de la compañía y así eficientar su operación.

La agencia Best Coaching señala que una acción clave es el reconocimiento del desempeño de los colaboradores, y más cuando una persona no solo se siente motivada por lo que gana, sino también por el valor intangible de su esfuerzo. Ya sea en público o personalmente, pero se debe procurar reconocer sus buenos resultados.

Fomentar el trabajo en equipo y una convivencia sana entre los empleados es también una opción conveniente. Mediante el trabajo, se pueden crear grupos para que exista un trabajo colaborativo, así como dinámicas integradoras que realmente cumplan con el objetivo de fomentar una convivencia.

Dejar que escuchen música puede ser una acción que impulse el desempeño del colaborador, al tiempo que relaja y hace más amena su jornada laboral, además de incentivar el proceso creativo. Según Universia, escuchar música favorece el nivel de productividad de los empleados, así como la selección de ciertos géneros musicales.

Disponer de un área de descanso o relajación impacta positivamente a los empleados. Luego de un cierto lapso de trabajo ininterrumpido, genera cansancio e incluso estrés, por lo que disponer de esa área permite que la mente del trabajador se despeje y así pueda funcionar mejor, después de relajarse.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL