Hace un par de semanas atrás, fui invitado por Liz Flores a un evento tipo coctel para conocer los atractivos de la ciudad de Guadalajara. El lugar fue en un restaurante del centro de Zacatecas donde se dieron cita unas 60 personas de diferentes servicios turísticos como hoteles, agencias de viajes, restaurantes y funcionarios de gobierno.

El formato del evento me gustó, fue ágil y fuera de la formalidad (aburrimiento) que luego le dan las oficinas de congreso y convenciones. Oscar Morales coordinador de Promoción la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara A.C. solamente presentó un par de videos y le dio paso a un par de intervenciones, seguido de un mariachi que ambientó y amenizó la velada.

En medio de campañas turísticas que se basan solamente en los medios tradicionales y las redes sociales virtuales, ver que existen esfuerzos de acercamiento e interacción, es digno de agradecerse.

No piense que lo digo por la invitación, sino porque son un signo que distingue al sector y ver que éste entiende que fuera del potencial de la publicidad online y medios masivos, la apuesta debe ser hacer marketing desde planos reales, pues representa una manera de generar conexiones más fuertes y comprometedoras.

Guadalajara, Guadalajara, hueles a pura tierra mojada… y por lo visto a un gran esfuerzo publicitario respaldado por una buen trabajo gráfico, un excelente video promocional (con bandas y artistas locales) y las activaciones en diversas ciudades. Lo anterior ligado a consolidar a Guadalajara como la perla central de un circuito que se une con Tequila, los municipios metropolitanos como Tonalá y Tlaquepaque, así como con una serie de oferta de eventos culturales y de entretenimiento.

La presentación contó con la exposición del hotel Matices, un hotel temático edificado en medio de los plantíos de agave en Tequila, sin duda la participación incitó a los asistentes a ponerlo en la lista de cosas por hacer.

Entre shots de tequila y comida, los asistentes pudieron conocer las opciones de viaje para ellos mismos y para las personas que solicitan sus servicios, lo cual es una cadena que fomenta el impulso del sector.

Le cuento algunos puntos que me parecieron dignos de un buen BTL turístico, particularmente en el acontecido caso:

  1. Trate a las personas como si fuesen únicos, que su evento sea realmente una experiencia de buenas atenciones y sorpresas.
  2. Obséquiales algo para que le tengan en mente, el poder de los souvenirs es muy elevando. Además, todos agradecemos los obsequios que nos remiten a los destinos turísticos (en el caso de Guadalajara recibí un kit de caballitos hechos a mano, un detalle adorable).
  3. Relacione el evento con la posibilidad directa de viajar. En pocas palabras, comprometa a los asistentes, para ello, debe de generar condiciones que incentiven el viaje, ya sea con transporte, hospedaje o como en la ocasión menciona, se realizó una rifa para acceder a eventos culturales y botellas del Tequila La Cofradía, que dicho sea de paso, tenia una presentación exquisita.

El turismo puede ser la solución para que los gobiernos estimulen su crecimiento, pero a su vez, es una mecanismo para que las empresas y marcas consideren que los viajes siempre serán un anhelo aspiracional, son una especie de premio, por tanto siempre estarán en el top de cosas predilectas de los consumidores. Así que no nos queda más que ir a disfrutar de las tradiciones tapatías.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL