Igual que ha pasado recientemente con otras naciones, España fue a las urnas el pasado 28 de abril para elegir cómo estaría conformado con parlamento y, en consecuencia, cuál sería la postura que tomaría su gobierno, si de izquierda o de derecha, con el temor que ésta última sea tan radical como el caso de Estados Unidos con Donald Trump o de Brasil con Bolsonaro. Sin embargo, aunque tendrá que formar un gobierno de coalición, el partido PSOE se alzó como el triunfador en este proceso electoral, tal como los comentaron medios como El Universal o CNÑ.

Con una participación del 75.78 por ciento del electorado (y que es considerada como una de las más altas de la historia en España, el partido de izquierda se logró hacer con 123 de los escaños de los 320 que conforma el parlamento, lo cual implica el 28.73 por ciento de las preferencias en las urnas.

Aunque es la mayoría, el PSOE tendrá que pactar con otro partido para alcanzar los 176 asientos que se requieren para controlar el parlamento.

Cabe destacar que los militantes del PSOE le pidieron su líder, Pedro Sánchez (quien actualmente funge como primer ministro de España) que no pacte con los partidos de derecha, con la finalidad de que quede un gobierno de centroderecha. Lo que es posible que se busque es que se llegue a un acuerdo con algunas agrupaciones de izquierda más pequeña.

Estas elecciones han marcado un hito en la vida política española, puesto que si bien hace algunos años el poder se repartía en un sistema bipartidista; sin embargo, han surgido nuevas agrupaciones que cada vez captan más la atención de los electores españoles y con las que ahora tendrá que trabajar el PSOE.

De acuerdo con datos de CNÑ, además de los 123 escaños que captó el PSOE, el PP se hizo con 66 escaños, mientras que Ciudadanos logró obtener 57 escaños, Podemos 35 y, finalmente, Vox con 24 escaños.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL