Dentro de un minorista, club de precio o tienda departamental, las promociones cruzadas juegan un papel crucial para ambas marcas involucradas.

Esta promoción se caracteriza por la unión de dos marcas que, en colaboración, desarrollan una campaña que otorgue beneficios a ambas compañías.

Durante 2017, para un 2.3 por ciento de los consumidores en México, las promociones cruzadas eran sus favoritas, estrategia promocional que se ubica por encima de los concursos y sorteos en punto de venta, así lo señala el Estudio Anual sobre Preferencias en Promociones de ese año, elaborado por el Departamento de Investigación de InformaBTL.

Promociones cruzadas: ¿qué las hace una ventaja para las marcas?

Temporadas bajas en ciertas categorías en tiendas físicas, una mala rotación de producto y un plan de llegar a nuevos consumidores, suelen ser algunas razones por las que compañías de la misma industria o similar deciden aliarse, a través de una promoción cruzada.

Pero, ¿qué las hace una opción viable para los fabricantes que desean tener un mejor desempeño en un retailer?

Dado que se realizan en conjunto, es posible disminuir los gastos efectuados por cada empresa, pero no por ello los beneficios y resultados, los cuales se verán impactados de forma positiva.

Si las dos marcas tienen, como parte de sus objetivos, llegar a nuevos consumidores, las promociones cruzadas son una excelente opción, ya que por medio de esta asociación se puede ser relevante entre el target que la otra empresa ya tiene cautivo, y viceversa. De esta manera, el número de clientes potenciales y engagement aumentan.

Ejemplo Promoción Cruzada

Mediante una promoción cruzada, el interés por comprar determinado producto o contratar cierto servicio incrementa considerablemente. Por ejemplo, cuando en la compra de una botella de agua se obsequia una barra integral o alguna botana, es más fácil que el consumidor se sienta más atraído por esta combinación, que si solo se vendiera el agua o golosina por separado.

Lo anterior no solo responde a una razón de complementar un producto o servicio, sino también al ahorro que implica esta acción para el cliente final, además de un nivel de venta superior.

Según información del departamento de investigación antes mencionado, 91 por ciento de los consumidores mexicanos compran algún producto o contratan un servicio en promoción, dado que les permite ahorrar-

Por medio de este tipo de promociones, las marcas participantes son capaces de favorecer su imagen, posicionamiento y credibilidad porque ambas mantienen un respaldo de la firma asociada, algo que influirá también en un alcance mayor hacia otros consumidores.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL