El marketing directo cuenta con una amplia variedad de estrategias encaminadas a generar una comunicación que sea tanto directa como personalizada. Algunos ejemplos de ellas son el CRM, el emailing y el programa de lealtad. Este último cuenta con varios beneficios que hay que tomar en cuenta en su realización, algunos de los cuales te los mencionamos en las siguientes líneas.

Como su nombre lo dice, un programa de lealtad está realizado para generar un lazo de fidelidad entre una marca y su consumidor. Dicho de otra manera, entre más constante sea su compra, mayores serán los premios que recibirá. Esto le garantiza un ingreso constante y seguro a la firma que está implementando este tipo de sistema.

Otra de las ventajas que tiene un programa de lealtad es que saben puntualmente cuanto es lo que está gastando en promedio un cliente en específico, por lo que es mucho más sencillo darle seguimiento al proceso de recompra o detectar si existe algún descenso en lo que se adquiere regularmente.

Es importante mencionar que un programa de lealtad funciona con bases de datos, lo que posibilita llevar este tipo de registros de manera más puntual.

Como decíamos al comiendo del artículo, entre las principales características con las que cuenta un programa de lealtad es que puede generar una comunicación directa y personalizada, la cual, por lo regular, tiene una mayor respuesta por parte del público meta.

El sistema de recompensas que utiliza este tipo de programas tiene un muy importante beneficio: los clientes perciben que reciben un beneficio por cada una de sus compras, esto los incentivos a seguir adquiriendo más productos de una determinada marca.

Gracias al desarrollo de la tecnología un programa de lealtad puede ser presentado de manera versátil. Ya no sólo se puede realizar a través de una tarjeta plástica o de tarjetones de cartón que se sellan con cada consumo, sino que también se puede realizar a través de aplicaciones.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL