A partir de abril, la cadena de restaurantes de comida rápida bajará los precios de las bebidas para atraer más clientes amantes de las ofertas.

Debido a que las ventas de McDonald’s bajaron 2.3 por ciento en Estados Unidos los últimos tres meses de 2016, a causa de que sus rivales están ofreciendo comida preparada más barata a fin de animar a los consumidores a comer en casa.

Sin embargo, no es la única empresa que tiene problemas para atraer clientes. Howard Schultz, director ejecutivo de Starbucks, ha dicho que el sector de restaurantes en Estados Unidos atravesará un clima complejo, debido a que la gente está haciendo más compras en línea, lo que genera que disminuyan los clientes en los establecimientos.

McDonald’s ha reconocido que no está satisfaciendo el gusto de sus clientes, por lo que necesitan realizar un mayor esfuerzo para convertirse en una cadena de restaurantes modera e innovadora, según reportes del diario La Nación.

Una dura competencia

Asimismo, las visitas de la cadena especializada en comida rápida cayeron un 2.1 a pesar de en Estados Unidos se lanzó del menú ‘McPick 2’ a principios del año pasado, de acuerdo a reportes de Business Insider.

Clave del éxito: la satisfacción del cliente

Por otra parte, la compañía Popeyes especializada fue adquirida por Restaurant Brands International, dueña de Burger King y la cadena de café Tim Hortons.

Al respecto, Daniel Schwartz, CEO de Restaurant Brands, comentó que la marca no se fusionará con Burger king, porque la clave del éxito de Popeyes está en la satisfacción de sus clientes.

Además, dijo que “Popeyes es una marca poderosa. Con esta transacción, RBI añade a una marca con un enorme potencial en el segmento y sus fuertes proyecciones de crecimiento en Estados Unidos y mercados internacionales”.

De acuerdo a reportes financieros, Restaurant Brands International (RBI) pagará en efectivo 79 dólares por cada una de las acciones de Popeyes, es decir, mil 800 millones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL