Marketing político y BTL rumbo al 2018: las relaciones públicas de los candidatos

Las relaciones públicas en una campaña política deben orientarse principalmente a proyectar una mejor imagen del candidato.

2030

En anteriores entregas de Marketing político y BTL rumbo al 2018 hemos tenido la oportunidad de platicar sobre los distintos aspectos que son de vital importancia al momento de hacer una campaña política. Desde al clásico volanteo hasta estrategias mucho más sofisticadas como el microtargeting. Sin embargo, hay una pieza clave a la cual se le debe prestar particular atención: las relaciones públicas del candidato, lo cual es nuestro tema en esta entrega.

Como bien explica Glenda Busch de la Universidad de Palermo, las relaciones públicas son una pieza clave que tiene repercusiones en aspectos tanto estratégicos como tácticos, para lo cual se requiere de un trabajo interdiciplinario.

Por medio de las relaciones públicas debe buscarse no sólo establecer lazos entre las instituciones, sino que también se debe crear un vínculo con la ciudadanía, por medio de la comunicación política que se establece entre las distintas partes, las cuales, evidentemente involucran al candidato, sea local o federal, tal y como mencionan Agencias de Comunicación en su portal electrónico.

Una de las principales funciones de las relaciones públicas en el caso de las campañas será forjar la imagen que se tiene del candidato con el que se está trabajando, desde su presentación física hasta la idea que hay sobre él, para lo cual deberán destacarse sobre manera las distintas cualidades con las que cuenta. Por ejemplo, si el aspirante a un puesto de elección popular cuenta con una buena carrera tanto en distintas instituciones como académica, sin duda alguna, esto habrá que reflejarlo en la comunicación que se tiene.

Otra de las tareas fundamentales en las que deben ocuparse las relaciones públicas es en la intermediación entre el candidato a un puesto de elección y los medios de comunicación. Serán precisamente estos últimos los que sirvan como una especie de escaparate para él, por lo que la persona encargada del área deberá buscar que imagen del postulante siempre sea la óptima.

Sin embargo, El Nuevo diario comenta que estas relaciones públicas que se utilizarán para un candidato determinado deben tener una función propiamente propagandística.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL