Marketing, un imperio a prueba del tiempo

1503

¿Quien no se ha vuelto fan de las series de época? Todos tenemos una serie que nos atrapa de alguna u otra manera, ya sea por los datos de época, las vidas a veces tormentosas de sus personajes, los secretos de un imperio, la toma de decisiones, las estrategias que tienen que ver con la supervivencia en el poder y la lucha de egos para preservar el poder por sobre todas las cosas.

Me declaro fan de la serie “El Sultán Suleyman“, desde el primer capítulo me sentí dentro de la historia, maravillada con la grandeza del imperio Otomano, y me llamó mucho la atención las estrategias de posicionamiento y branding personal  que usaban para asegurar su permanencia en el Palacio del Sultán. Eso sí, si cometían algún error podrían pagar con su vida. Ademas de las jerarquías, también existía un trabajo en equipo y siempre el líder procuraba el bien común, esto es digno de ser imitado, por algo conquistaron tantos países.

Cabe resaltar que la serie de El Sultán Suleyman tiene una magnífica estrategia de marketing y comunicación, se ha posicionado como una de las series más exitosas a nivel Latinoamérica y cuenta con una estrategia de social media que ha generado una gran interacción con su audiencia, logrando 50,655 seguidores en su cuenta de Facebook oficial en México y generando interacciones por capítulo de alrededor de 48,347 likes. 

¿Qué cualidades tenían en el imperio Otomano que hacía a sus integrantes tan exitosos?

A lo largo de la serie descubrí 3 cosas sumamente importantes que valoraba el Sultán  y a las que debía su éxito: 

1. Lealtad

2. Disciplina 

3. Valor

Estas 3 cosas los acompañaban en cada misión y en cada batalla. Pero la Lealtad era la cualidad más valorada por el Sultán. 

Tomando como base ese maravilloso imperio, podemos compararlo con los diferentes departamentos que forman parte de las empresas, en este caso hablo específicamente del área de Marketing.

Desde tiempos inmemoriales se ejerce el marketing y como bien lo sabemos ha ido evolucionando, en los tiempos de Suleyman, cada miembro del ejército o miembro de su consejo, buscaba ser el mejor en algo para lograr ascender en la escala de poder.

Aunado a eso, hacían lucir sin llegar a la arrogancia, sus logros y hablaban de sus conocimientos y propuestas para ayudar al Sultán en la toma de decisiones.

Las estrategias más destacadas eran las que proponía su Gran Visir, que era el consejero y brazo derecho del Sultán.

* El gran visir marcaba la ruta a seguir y los posibles obstáculos que tendrían en el camino y cómo solucionarlos  para conquistar lugares como Persia o Hungría, sumarlos como parte del imperio y analizaban sus necesidades para que esos pueblos contarán con todo lo que necesitaban para llevar una vida digna y prospera.- Esta es una estrategia de incremento de market share y a la vez de branding personal, porque el integrante a cargo era reconocido por su éxito y recompensado por el Sultán. 

* El gran visir y los demás colaboradores del Sultán, llevaban a cabo las sesiones del consejo, hablaban de las responsabilidades asignadas, sus avances, de los acontecimientos de las provincias no conquistadas y de las acciones que proponían como posibles soluciones. – Aquí vemos claramente un QBR (Quarter Business Review) y también un análisis de insights, con la información que recababan podían ver exactamente lo que estaba sucediendo, quien era su competencia y cómo contrarrestar su efecto. 

* El gran visir llevaba a cabo encuentros con funcionarios importantes de otras provincias y les concertaba una audiencia con el Sultán, en esos encuentros hablaban de cómo unir fuerzas para el bien común de ambos pueblos, con que riquezas contaban  y que podían servir para generar relaciones comerciales y mejorar su economía. – Sin duda, vemos una estrategia de relaciones públicas y desarrollo de alianzas estratégicas. 

Es increíble cómo se ven las similitudes entre las acciones del imperio Otomano y las acciones estratégicas del Departamento de Marketing,  al cual lo veo como un Gran Imperio, formado por un líder, un equipo de profesionales experimentados y un territorio por conquistar. 

El Marketing siempre ha existido y es Un imperio a prueba del tiempo. 

Evidentemente tanto en el imperio Otomano como en Marketing, algunas acciones no resultan como se esperan, pero eso no quiere decir que se esté equivocado, se debe analizar y replantear la estrategia para lograr el efecto deseado.

El público objetivo, nuestro target de interés, la competencia siguen ahí, tenemos mucho por hacer en marketing B2B y B2C, replantear las acciones BTL virtuales y en sitio, complementar las acciones con las tendencias actuales de marketing digital y ser mas asertivos con nuestras propuestas. Creo que ninguna persona que trabaje en Marketing tiene tiempo de aburrirse. 

Les comparto una frase del Sultán que deberíamos recordar cada vez que tengamos algún tropiezo en nuestras acciones estratégicas de marketing: “En la vida como en las batallas, si aún tienes la espada en tu mano, entonces no haz perdido”.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL