Tal como lo predijeron expertos a finales de 2016, el marketing digital continúa siendo una tendencia BTL que llegó para quedarse.

Como parte de la mercadotecnia interactiva, el marketing digital es la mayor apuesta que marcas de todo tipo de industria han realizado desde el año pasado, logrando consolidarse en lo que va de 2017 en nuestro país.

Según datos de eMarketer, el gasto destinado a estrategias de marketing digital para dispositivos móviles en 2016 fue de 591 millones de dólares, cifra que para este año se estima alcance los 830 millones de dólares, aproximadamente.

Tener publicaciones recurrentes en redes sociales, hacer activaciones digitales, generar content marketing o desarrollar una aplicación no hacen que el marketing digital desarrollado sea exitoso, es preciso ser cuidadosos al momento de hacer este tipo de mercadotecnia y evitar caer en errores que puedan poner en riesgo la estrategia, resultados e imagen de la marca.

Pensar que con publicar en social media el trabajo está hecho

Antes de poner algo en redes sociales, es necesario que la marca genere contenidos y publicaciones bien pensadas y cuidadas, para que cuando llegue el momento de ponerlas en estas plataformas, el resultado sea el esperado.

No obstante, se requiere de un monitoreo y análisis de cada contenido publicado, considerando comentarios, likes, número de veces que se compartió, interacción, entre otros elementos, porque se debe ser consciente de que el éxito de las redes sociales de una marca no se crea por sí solo.

Dejar todo al community manager o agencia digital 

No estar involucrados como marca en las publicaciones y contenido subido a redes sociales y sitio web es un error que puede salir caro no sólo por la inversión económica, sino también porque una publicación desafortunada puede comprometer seriamente la imagen de la marca.

Además, al estar involucrada el contenido generado será más congruente con los valores de la empresa, y el usuario se sentirá más cerca de la marca.

Querer remediar errores offline de forma online

Tu marca en línea es un reflejo de tu experiencia en persona. Si digital se ve perfecto, pero los clientes y empleados no son bien tratados o la experiencia es insuficiente o mala, lo primero no sirve de nada.

Se necesita atender cada detalle en ambos canales para garantizar el éxito de la estrategia y la buena reputación de la marca.

No contar con material visual propio

Abusar del as imágenes de stock, o recurrir frecuentemente a videos no propios es una mala idea. Se sugiere que la marca realice una inversión para generar material visual original para no tener lo que muchas otras marcas tienen en sus páginas web o redes sociales.

Esta acción ayudará a que el usuario te tome en serio, se sienta identificado, le resulte atractivo el contenido, comente y lo comparta.

Carecer de video

En México, 89 por ciento de los internautas tienen al video como el rey de los formatos de content marketing, ya que gracias a su estilo, información y narrativa que puede generar, resulta más interesante para los mexicanos, según datos de IAB México.

Ante esta cifra se recomienda que la marca tenga videos donde en poco tiempo se informe sobre cierto tema y se capte la atención del target.

Tener content marketing irrelevante

El marketing de contenido es uno de los favoritos de las marcas y del propio target, dada su variedad de formatos, información, datos y manera en que es mostrado, además de que no es intrusivo. Pero estas cualidades se verán minimizadas si la información es irrelevante o no tiene un tema de interés para el consumidor.

Creer que a más likes, mejores resultados e impacto

Que una publicación tenga más likes que otra no significa que los resultados, interacciones, conversaciones e impacto en el usuario es mejor. No se trata de tener más seguidores, sino de hacer que la gente que te sigue esté siempre pendiente de tus redes sociales, que se identifique con la marca, y eso se traduzca en ventas, engagement y lealtad.

Tener cuenta en todas la redes sociales

Puede ser que a una marca le funcione estar presente en toda red social, mientras que a otras sólo les funciona una o dos. Lo importante es determinar la correcta, aquella que facilite la comunicación, mantenga al consumidor cautivo y permita un crecimiento y posicionamiento mayor de la marca en un entorno digital.