Especialistas en marketing y BTL en México y el resto del mundo señalan que el contenido de toda estrategia es el rey, capaz de generar un impacto mayor en el target.

Podríamos definir el marketing de contenidos como aquella categoría del marketing interactivo, encargado de proveer información y datos al consumidor, a través de diversos formatos, y con ello ofrecer un contenido interesante y útil que el cliente agradezca y le haga recordar a la marca.

Datos del Content Marketing Institute reportan que 42 por ciento de las empresas en Estados Unidos incrementaron su inversión en el desarrollo de campañas de este tipo, y sólo 2 por ciento aseguró no haberlo hecho.

Ante tales cifras, es un hecho que recurrir al desarrollo de estrategias de esta naturaleza es debido a su efectividad, buen recibimiento por parte del consumidor y los diversos beneficios que éste ofrece a una marca.

No obstante, para que se garanticen buenos resultados es conveniente considerar las siguientes 7C’s:

Calidad

Se trate de una infografía, video, whitepaper, publicación en redes sociales, entre otros formatos, la calidad siempre debe cuidarse y mantenerse.

Además la marca debe tener bien definido el tema, cómo lo dará a conocer y que resultados espera.

Cantidad

No se trata de publicar o generar la mayor parte del tiempo un nuevo contenido, en formatos distintos, sino difundir los necesarios para no saturar al target, ya que tener mucho contenido no garantiza un call to action, atención del cliente o mejoramiento del branding, por el contrario, podría causar efectos negativos si llegara a ser intrusivo.

Compartido

Algo que debe pensar una marca al crear marketing de contenido es que este esté diseñado de tal manera que dé pie a compartirse entre cientos de usuarios, lo cual influye positivamente en el tráfico hacia sitios web oficiales o landing pages.

Conectar

Se trata de que el contenido atraiga el interés del target; lograr engancharlo es sólo el primero paso hacia una reacción del consumidor, sin que se le persuada demasiado, porque será el mismo contenido el que motive al cliente a hacer algo más.

Manejar listas, un cómo, por qué, videos, infografías con datos relevantes sobre un tema de actualidad, son sólo algunos ejemplos de cómo enganchar al consumidor.

Creatividad

Esta por demás decir que el contenido debe ser funcional, pero también se debe ser creativos al momento de elegir el tema, la manera de abordarlo, bajo qué formato, cómo se deberá comunicar, en qué momento, entre otros factores.

Constante

A diferencia de otras estrategias que generan resultados de forma casi inmediata, con el marketing de contenido se debe ser paciente, ya que se trata de un proceso a largo plazo, lo cual dará indicios de su efectividad en un periodo mayor.

Cuantificable

Medir sus resultados no siempre es sencillo, ni se obtienen en corto tiempo. Pero si el contenido está en una plataforma digital, se puede recurrir a herramientas de análisis que permitan conocer cuántos clicks hubo en cada publicación, cuántas veces se compartió, tiempo aproximado de lectura o consulta, entre otros datos que den cuenta de su eficacia.

Hacer content marketing demanda tiempo, creatividad, conocimiento pleno del target y estar pendientes de los resultados obtenidos con contenidos generados anteriormente, para entonces tener una hipótesis de lo exitoso que puede llegar a ser.

 

 

 

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL