Templo Sensoji

Es el templo budista más antiguo de la capital, y su pagoda de cinco plantas, los restos de incienso y los grandes aleros te trasladarán al Tokio de antaño. En la calle de acceso a Sensoji, conocida como Nakamise Dori, se encuentran unas cien tiendas de artesanía, recuerdos y muchos snacks dulces y salados. En el recinto del templo se organizan eventos de temporada. Entre los más populares se encuentran el Festival Sanja del Santuario Asakusa-jinja en mayo, el mercado de hozuki (farolillo chino) en julio y el fotogénico mercado de raquetas decorativas hagoita en diciembre. 

Tokyo Skytree

Elevándose sobre el paisaje urbano, la Tokyo Skytree es la nueva atracción de la capital, y a fecha de 2018, la torre más alta del mundo. Con exactamente 634 metros de altura, esta gigantesca torre sobresale mucho en el horizonte de Tokio, y se convirtió rápidamente en un popular lugar para salir con la pareja, tanto entre las parejas niponas como las que llegan del extranjero. Especialmente, por las vistas que son espectaculares durante todo el día.

Isla de Mikurajima

Esta diminuta isla de solo 20 kilómetros cuadrados tiene una población de menos de 400 personas. La mayor parte de las atracciones de la isla las encontrarás en la exuberante naturaleza, donde habita la fauna y especies vegetales autóctonas. Uno de los tours más divertidos es el nado con delfines, excursiones por la naturaleza y alojarte en un bungalow.

Te recomendamos: 5 lugares que debes visitar en Jamaica.

Ryogoku

Asentado al lado del río Sumida, Ryogoku, además de diminutos talleres que manufacturan productos artesanales, alberga también establos de sumo –los centros de entrenamiento de los corpulentos luchadores. Además, Ryogoku está lleno del espíritu del periodo Edo (1603-1867) y, en alguno de los tantos museos que encontrarás aquí, podrás experimentar y explorar este periodo de dramático cambio cultural.

Meiji Jingu

Meiji Jingu es un lugar sagrado para los seguidores de la religión sintoísta de Japón. Durante las vacaciones de Año Nuevo, unos tres millones de personas visitan el salón central de ofrendas siguiendo la costumbre del Hatsumode (la primera visita del año a un santuario). En fin de semana, quizá puedas ver la procesión de alguna boda, que se caracteriza por la novia llevando un inmaculado kimono blanco con capucha, y el novio la ropa negra tradicional.

Con información del Portal Oficial de Turismo de Tokyo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL