Hace ya algún tiempo asistí al Tec de Monterrey, campus Laguna para impartir una conferencia sobre Mercadotecnia, muy probablemente hablé de mi pasión por el marketing de guerrilla.

Más artículos de Paco Santamaría:
Lo que logra un anillo de compromiso
Las familias muégano y los regalos

La gente de allá me recibió muy bien, es gente muy buena de corazón, alegre y bonita de alma, con rasgos muy cálidos. Total, que quedé prendado y enamorado de ese pedazo tierra con polvo –lo digo con cariño- que es Torreón y La Laguna. Un lugar en apariencia seco, pero jugoso en capital humano. Justo cuando viajé allá, el ambiente de inseguridad estaba un poco denso y creo que lo sigue estando. La gente no podía salir mucho a la calle y tenía que guardarse temprano para cuidar su vida. No había persona en la calle, además de que el clima no ayuda en mucho porque es muy extremoso.

Hace poco me contactó Paty, de Torreón y que asistió a mi conferencia, me mandó una liga con una activación que había hecho en Torreón. Me dio mucho gusto recibir noticias de allá, pero quizá lo que más gustó me dio es que la vida por allá siga, independientemente del clima de violencia y que gente como ella, así desde donde está, ponga un grano de arena para que la vida de los ciudadanos libres y auténticos germine en el mismo desierto de ideas y contra corriente. Pese a todo , existe gente que lucha todos los días por sus ideas y proyectos y que no se deja vencer por el pesimismo y la negatividad.

Aprovecho para hablar un poco más sobre los flashmobs. Que son gestaciones o manifestaciones de expresiones y happenings efímeros que suceden en cualquier lugar público. Como su nombre lo detalla, viene de una expresión anglo que implica rapidez y movimiento efímero. Los primeros flashmobs se produjeron en los sesenta, se les llamaba happenings y tenían mucho que ver con expresiones teatrales, políticas, literarias o poéticas.

En estos tiempos, este tipo de movimientos son convocados por medio de redes sociales o nuevos medios y son más como catarsis colectivas y normalmente llevan implícito un mensaje central o comercial. Yo los apoyo y promuevo. Son expresiones frescas, subversivas y divertidas. Lo que sí es que no hay que abusar mucho de ellas, porque entonces pierden su esencia. Menos es más. Y les escribo a ustedes lo que les dije entonces en Torreón: salgan a la calle y hagan Mercadotecnia.

Les comparto el video que me enviaron del flashmob que produjeron para la Won Cha, té coreano perfilado para jóvenes hasta 30 años. Ellos se definen como un té hipster si fueran un ser humano. La activación se logró en Galerías Laguna, Torreón. Sigamos sacudiendo así a la gente, de eso se trata.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorMcDonald’s cambia de nombre en Australia
Artículo siguienteSkater invidente protagoniza campaña digital
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.