Home Office; una estrategia para bajar los niveles de estrés y subir la productividad

El home office no es para cualquiera, si es necesario tener un perfil especifico que ayude a que las cosas sucedan, es decir, autonomía, entre otras cosas.

655

El mexicano en promedio ocupa más de 90 minutos al día en trasladarse de su casa a la oficina. La mayoría lo hace en transporte público que además, está dejos de ser considerado como uno de los mejores. Las últimas encuestas a la sociedad civil arrojan que es lento, inseguro, incomodo, costoso, deteriorado y sucio. Ya con esto entendemos porqué los niveles de estrés son altísimos, ya que desde que salimos de la casa, estamos sufriendo por la espera tan inexacta del transporte público, aunado con los malos servicios e incluso los malos tratos de los transeúntes pues todos vamos con un bajo umbral de tolerancia gracias a la ansiedad que nos acompaña. Sin dejar a un lado, la gran posibilidad de ser asaltado o robado. 

Por otro lado, hay 29.4 millones de automóviles particulares en México, lo que hace que el tráfico esté en el 4to lugar a nivel mundial de acuerdo al estudio “Global Traffic Scorecard” que se realizó en el 2018. Por supuesto, nuestra querida CDMX, ocupa el primero lugar. Gracias a los embotellamientos, pasamos alrededor de 77 minutos en el coche. El tráfico incrementa cada vez más, pues el número de autos no disminuye, sino todo lo contrario, al año sube el 3.38 % entre particulares y públicos (Milenio, 2018). Y sabemos que éste desencadena en gran medida el estrés, o ¿a quién no le ha dado un ataque de agresividad en el coche, aunque sea verbal?

Otro factor generador de ansiedad es el gasto que se hace en estos traslados, de acuerdo a un artículo publicado por Laura Vela en Dinero en Imagen, el mexicano gasta en promedio de $1,315 a $1568 pesos al mes, colocando a México a la cabeza de los países integrantes del G20 que más dinero destina a la movilidad. Los autos particulares, según datos de El Universal, pagan entre $1,500 y $6,000 pesos al mes en gasolina. Y si tomamos en cuenta el peaje por la utopistas privadas que se vuelven muy útiles a la hora de tener que llegar sin contratiempos a una cita, la verificación, tenencia, los servicios, etc., se encarece el uso del automóvil enormemente y una de las razones principales por las que la gente lo adquiere es para moverse a su trabajo a largas distancias, cuando bien, y podría quedarse trabajando desde casa. 

De acuerdo con Forbes, el 30% de la población utiliza al menos tres veces a la semana el transporte privado como Uber, Didi, Cabify, etc. y representa un costo de $1,200 pesos mensuales.

Es imperante tener en cuenta que para los salarios que se ofrecen en el país, estas cantidades generan estrés a cualquiera. Pues el salario promedio en puestos administrativos es de $8,500 pesos al mes, y en puestos de tecnología de la información es de $9,700; ventas y mercadotecnia $8,300. Pongo estos perfiles ya que son éstos mismos los que podrían hacer Home Office. 

Otra razón importante son los horarios, todos entramos a la misma hora, bueno, no todos, hay quien se le ha dado la opción de entrar a las 7 am a su puesto (una locura) o a las 8 am pero la mayoría entra en el horario normal de 9 am. Y tener que llegar a tiempo a su trabajo para que no le descuenten el día, provoca una cantidad enorme de cortisol. Hacemos todo para llegar a tiempo pero tenemos muchísimas variables que no podemos controlar y lo peor es que el jefe parece nunca entenderlo porque no sabe ni donde vivimos, ni todo lo que hacemos para llegar. 

Sólo éstas razones que acabo de mencionar, son suficientes para que el Home Office se implemente para todo puesto que sea posible, y aun no he mencionado las ventajas. Pasamos muchísimas horas sentados en nuestros escritorios, nos paramos sólo a relacionarnos, todo lo podemos conseguir con una llamada de teléfono o incluso por whats app. Hoy la tecnología es tan grande que nos soluciona muchísimas cosas sin la necesidad de intervenir físicamente. Pero aun existen paradigmas enormes alrededor de esta premisa. Los jefes creen que si nos dejan trabajar desde casa, no haremos nada y la verdad es que habrá quien se le dificulte hacerlo, pues necesita una dirección muy marcada. Pero hay colaboradores mucho más autónomos que sin problemas podrían realizar sus tareas desde casa. 

De acuerdo al Primer Informe del Estado del Teletrabajo 2017-18 en LATAM, realizado por ITALAC, sólo había en México 2,600,00 trabajadores haciendo Home Office, es decir, sólo el 4.4% de la población económicamente activa. Son muy pocas las empresas que han derrumbado ese prototipo y que han evolucionado pues han entendido las grandes ventajas que tiene tanto para ellos como para sus empleados. 

Aquí te menciono las más importantes:

  • Al evitar el estrés que desata ir a la oficina, la productividad aumenta un 28%, la creatividad mejora muchísimo pues la mayoría estamos en un lugar que es considerado como un santuario y eso nos hace sentir libres. Nos concentramos más porque aprovechamos los tiempos para verdaderamente trabajar. 
  • En ese mismo tenor, hay un ahorro significativo, pues ya no gastas en el camión, Uber, gasolina, etc. y puedes usarlo para lo que más te convenga. Quizá por fin, puedas destinar una cantidad de dinero en un ahorro. Eso que decías que era imposible. 
  • Hay control sobre los horarios ya que podemos escoger cuando empezar y cuando acabar, dando tiempo para organizar mejor y poder hacer ejercicio o incluso seguir estudiando, o ¿por qué no?, dormir un par de horas más; por lo que nuestra calidad de vida incrementa notablemente. 
  • Pareciera una broma pero mejora el ambiente laboral ya que las personas se ven sólo para cuestiones especificas, dejando atrás la oportunidad de crítica y malos tratos por cuestiones personales. En otras palabras, no hay cabida para el chisme.
  • Y por si fuera poco, ayuda a disminuir la contaminación. 

Como ya mencioné, el Home Office no es para cualquiera, si es necesario tener un perfil especifico que ayude a que las cosas sucedan, es decir, autonomía, proactividad, organización, automotivación, toma de decisiones asertiva y adaptabilidad. Un perfil que no cualquiera tiene y por lo mismo es sustancial ser muy asertivo en la selección del personal al que se le brindará este beneficio. 

También tiene que ir de acuerdo con tu personalidad, hay gente que no le gusta estar sólo, que necesita ese contacto humano y que le dará ansiedad trabajando por su cuenta y eso reducirá su productividad. O aquellos procrastinadores que no saben hacer las cosas hasta que ya tienen el tiempo encima. 

Para poder lograr ser muy productivo en tus horas laborales en casa, te recomiendo lo siguiente:

  • Primero que nada, designa un espacio que funcione como oficina, es decir, tu cama no es el mejor lugar. Busca un sitio donde te sientas cómodo y relajado, donde puedas tener la privacidad para que quien esté contigo en casa, no crea que estás de vacaciones.
  • Genera una rutina, levántate todos los días a la misma hora, si quieres hacer ejercicio o meditar o lo que sea, que sea también a la misma hora, al igual que tu desayuno, destínale el tiempo necesario y no más, para que puedas empezar a trabajar, ya bañado y cambiado a la hora que hayas elegido. Establece tus horarios de comida, de preferencia que sean los mismos de los que están en la oficina. Haz lo mismo todos los días para generar un habito. 
  • Organiza tu día una noche antes, para que comiences haciendo lo más urgente, contesta los mails más importantes y ve resolviendo de acuerdo a tu agenda. Tienes que tener en cuenta que tu día se va a mediar ahora por objetivos y hay que cumplirlos todos y para eso, los debes de tener muy claros desde antes de iniciar. 
  • Ocupa apps que te ayuden a mantenerte organizado, Basecamp te permite estar conectado con tu equipo y manejar proyectos a distancia; Dropbox es indispensable para almacenar documentos y que todos tengan acceso a ellos; Join.me te da la posibilidad de hacer juntar a distancia y compartir pantallas; Trello te maneja tus pendientes de manera muy efectiva y los separa por equipos de trabajo; Toggl te ayudará a controlar tus tiempos efectivamente y si necesitas gráficas y visuales que te apoyen, entonces baja Freemind. Éstas sólo son algunas, pero hay muchísimas, sólo hay que aprender a utilizar la tecnología a nuestro favor y perderle el miedo. 
  • Elimina todos esos distractores de tu entorno, aunque la música es un buen elemento de relajación, no exageres en el volumen. Nunca prendas la televisión y mantente distante de tus redes sociales, recuerda que sigues en el trabajo. Hazle saber a la gente que tienes un horario y que se debe de respetar para que puedas seguir trabajando sin interrupciones. 

Cada vez es más la gente que busca prestaciones como el trabajo a distancia, sobretodo generaciones como los millenials que están más interesados en su calidad de vida que en el dinero. Muchas empresas lo han implementado como una estrategia de retención del talento. Si aun no eres parte de ellas, no pierdas más tiempo; olvídate de esos modelos obsoletos y comienza a generar un engagement laboral desde otro enfoque. Verás que te dará muchos beneficios. 

Encuéntrame en:

Twitter:@missposhblood
Facebook:  MB Psicología Preventiva
LinkedIn: Marieli Betancourt
Mail: [email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL