Tiene al rededor de 43 años. Lo que lo hace miembro de la generación X. Que son todos los nacidos entre 1965 y 1979. Para mi -Que soy miembro- es la generación decadente, somos algo así como un puente generacional que no sirve de nada más que para hacer la transición de la Generación Y, Millennials y los Baby Boomers. Somos tan sólo un puente generacional. Un eslabón perdido.

Un ejercicio que siempre hago y que funciona muy bien durante mis conferencias es preguntar a los asistentes que me gritaran líderes de opinión e influenciados de las diferentes generaciones. Era relativamente fácil encontrar muchos nombres mundiales para los Baby Boomers, Los Millennials y la generación Y, pero en el momento en que preguntaba por influenciadores y líderes de opinión que pertenecían a la generación X, sólo se escuchaba el cantar de los grillos. Triste pero la generación X no se distingue precisamente por ser líderes de opinión y comandar el mundo ideológicamente y económicamente. Estamos perdidos en la normalidad absoluta. El anonimato absoluto. Es Triste pero real. Somos una generación deprimida, carente de identidad y que no nos apasiona nada en realidad. Nos programaron los medios -Principalmente la TV y el Porno – para generar una identidad colectiva y no individual. No tenemos un futuro inmediato prometedor, como somos perdedores y sí tenemos hijos muchas veces no sabemos cómo ser buenos padres y esto se explica porque sufrimos muchos conflictos con la autoridad y una mala relación con nuestros padres.

Pero no todo está perdido, al fin encontré un líder de opinión relevante que de cierta forma a cambiado al mundo: Juliana Assange. Un hacker nómada con conflictos familiares serios, idealista utópico, con hijos producto de accidentes por falta de cultura sexual y de prevención. Desafiante a la autoridad, contra cultural fue capaz de fundar Wkileaks para filtraciones de gobiernos y autoridades que sacudan los valores establecidos para romper el sistema y quebrar a la autoridad. Desvelar secretos para desestabilizar al sistema establecido. Este personaje sin hogar como muchos de nuestra generación ha vivido en más de 20 países huída tras huída, sin ahorros, sin estructura y sin cimientos.

Juliane Assange hoy vive en un pequeño cuarto prestado en la embajada de Ecuador en el Reino Unido. Perseguido, sin una identidad clara, sin hogar ni nada que lo ate a una familia, con dosis de narcisismo, conductas antisociales y perdido en el cambio. Sin duda es un gran representante de si se puede llamar liderazgo de la generación X. Es un espejo de lo que somos como generación y en verdad espero que cambie nuestro destino decadente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior“Sin creatividad dificilmente podemos enamorar al consumidor”: Merkatua
Artículo siguienteCreativa campaña que exaltó el uso de medios OOH
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.