Los factores que determinan una decisión de compra tienen varían según el tipo de segmento de mercado al que nos refiramos y tampoco se diga las estrategias para generar y fortalecer el engagement con el consumidor. Sin embargo, algo que es completamente cierto es que el consumidor actual demanda marcas sociales, transparentes y digitales. Ejes donde las marcas están estableciendo su camino para ofrecer un mejor valor al mercado.

Sin embargo, si hablamos de alguna clave para atraer a nuevos clientes para que conozcan un producto, aumenten su frecuencia de compra o ingresen a un punto de venta tenemos que señalar a las experiencias personalizadas como una táctica fundamental para lograr este objetivo.

De acuerdo con una investigación de KPMG, ante estos cambios de tendencia en los consumidores, las empresas a nivel mundial han adaptado su estrategia a crear más experiencias personalizadas. No obstante, no es la única táctica de marketing para atraer a nuevos consumidores. KPMG detalla que aumentar la publicidad online y mobile, personalizar las comunicaciones de marketing, añadir productos de calidad a la oferta y una mayor presencia en redes sociales son otras formas de lograr ese objetivo.

Algunas estrategias para realizar una experiencia personalizada son las siguientes: promociones, la posibilidad de comprobar si un producto está en stock, sistemas de pago y de entrega sencillo y sin fisuras, una experiencia de compra consistente y sin fisuras en los canales, opción de comprar en línea y recoger en tienda, así como entrega de artículos el mismo día.

Sin duda, la personalización es uno de los elementos más importantes que deben complementar el valor agregado de los productos y servicios. Sin este factor, las compañías no serán capaces de ajustarse a las demandas actuales de sus consumidores. Por tanto, la adaptación al cliente y la retroalimentación constante deben convertirse en el mantra de las empresas para estar al tanto de la satisfacción del cliente.