Una de las industrias que más ha dado de qué hablar en los últimos años es la automotriz, especialmente a raíz de los distintos escándalos que se han gestado en su interior y que han afectado, de un modo u otro, tanto a los clientes como a los inversionistas. Basta recordar situaciones como el Dieselgate o el arresto de Carlos Ghosn. Un tema pone al sector en el ojo del huracán: Fiat Chrysler reportó un número falso de ventas, lo cual ha hecho que la empresa se convirtiera en acreedora de una multa por 40 MDD en Estados Unidos, de acuerdo con información de Milenio.

Para el periodo que comprende del 2012 y el 2016, Fiat Chrysler había reportado un crecimiento constante en ventas durante dichos años, cuando en realidad, dicho incremento se vio interrumpido en 2013, según comet{o la Comisión de Bolsa y Valores, (también conocida como SEC, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, ¿en qué radica la gravedad del falseo de los reportes? Al reportar un número falso de ventas, Fiat Chrysler engañó a los inversores de la compañía sobre el número de productos que eran colocados en el mercado; por este motivo, tendrá que pagar la millonaria multa.

El modus operandi detrás de esta acción de Fiat Chrysler consistió en pagar a distintos concesionarios en Estados Unidos para que reportaran un número de ventas mayor al que realmente tenían.

La cantidad de transacciones no declaradas eran colocadas en un registro conocido como la “Caja de Galletas”, las cuales eran posteriormente utilizadas por la empresa para ajustar los números cuando las ventas no llegaban a las metas que se habían fijado para mantener la supuesta racha de crecimiento que habían mantenido durante el periodo mencionado.

Hace algunos meses, Fiat Chrysler y Renault habían anunciado la posibilidad de fusionarse; sin embargo, dichos planes no pudieron ser concretados a causa de distintos factores.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL