Las tiendas físicas se mantiene como uno de los puntos de contacto más importantes para los fabricantes, pues es ahí donde un alto porcentaje de los clientes toman su decisión sobre qué comprar y de qué marca. Al tener esto como referencia, el empaque se vuelve no solo un objeto que cubre y protege un producto, sino también un medio de comunicación entre marca y consumidor.

Además de mantener en buen estado cierto contenido, el packaging tiene como misión informar al shopper sobre las cualidades y beneficios que ese producto le ofrece, al tiempo que busca, de manera sutil, persuadirlo y hacer que esa botella, lata u otro envase llegue al ticket de compra.

Hiram Cruz, asesor del Food Tech Summit & Expo y director general de la Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE), mencionó en entrevista para InformaBTL que el año pasado, el valor de esta industria alcanzó los 15,000 millones de dólares, sector en donde el cartón liso y cartón corrugado se mantienen como las materias primas que lideran la industria en el país.

¿Por qué rediseñar un packaging?

El director general de la AMME compartió que las innovaciones aplicadas a un empaque, así como rediseño pueden estar motivadas por una necesidad expresa del cliente, así como por las propias tendencias de consumo y una búsqueda de las marcas por conectar emocionalmente con su consumidor, lo cual se ha hecho cada vez más recurrente, pues el target ahora exige experiencias.

Por tanto, ¿qué factores podrían motivar el rediseño de un empaque?

Una de ellas es el rebranding de una marca. Al realizar un cambio de identidad gráfica y a nivel interno incluso, es un hecho que la empresa debe comunicar a la brevedad y con ello lograr que el cliente la ubique pronto con su nueva imagen, un suceso que da como resultado cambios significativos en su packaging.

Te recomendamos: Estos son 10 puntos básicos que todo brief para empaque debe incluir.

La temporada actual puede ser otro motivo. Cuando se acerca Día de Muertos o fiestas decembrinas, algunas marcas aprovechan la celebración para hacer modificaciones temporales en sus empaques y así ganar mayor presencia durante determinada temporalidad.

Cuando un producto ahora tiene nuevas propiedades o mejoras, es otra razón que también suele motivar un rediseño de su empaque y así hacer una comunicación oportuna.

La alianza con un socio comercial, como fue el caso de la lata de Coca-Cola y Netflix ante el estreno de la tercera temporada de Stranger Things, es otro motivo que puede influir en dicho rediseño y con esto impulsar una promoción cruzada.

Y para fomentar entre la marca y el cliente un vínculo emocional más fuerte, las marcas aprovechan sus empaques optando por realizar ciertas intervenciones, tales como adiciones de códigos QR, lecturas con smartphones para consultar contenido digital exclusivo, realidad aumentada, tintas sensibles, entre otras innovaciones.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL