El empaque es un material muy valioso para la conservación y comunicación de un producto. Las marcas expanden su presencia en el anaquel al mostrar un empaque destacable, no solo por las formas, sino por el diseño característico. 

A través del diseño el producto puede llamar la atención del consumidor. Actualmente, existen diversas marcas que cuentan con una gran presencia debido a su empaque, ya sea por dar al consumidor un empaque que cambie la forma de consumidor el producto, o por significar más que un empaque.

Este elemento también se encuentra en constante evolución, sobre todo al adoptar medidas que garanticen la sostenibilidad para los próximos años. El tereftalato de polietileno o PET, es uno de los plásticos más usados en envases de debidas, pero también uno de los que tiene mayores efectos negativos en el medio ambiente.

En México, se estima que 90 millones de botellas de plástico de refrescos y agua son lanzados a la vía pública, ríos y mares. Pero a pesar de que las marcas en conjunto con organizaciones civiles han lanzado iniciativas para concientizar a la población sobre el consumo irracional de PET, así como para hacer visibles sus efectos en ecosistemas naturales.

Te recomendamos: La estrategia de negocio hacia un desarrollo sostenible.

Reportes recientes indican que los océanos se llenan de ocho millones de toneladas de plástico al año. En este sentido, se estima que serán 500 millones de toneladas para 2020, debido a la producción acelerada de plásticos y a que el proceso de degradación del PET en los océanos es más lento que en la tierra.

El crecimiento del comercio electrónico ha incentivado la utilización de empaques resistentes para la entrega adecuada de bienes de consumo. Sin embargo, el empaque es un elemento más de la experiencia del cliente, de modo que la utilización de materiales sustentables ofrecerá al cliente un motivo más para el consumo sin mayores efectos en el medio ambiente. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL