Estoy segura que todos, por lo menos una vez en su vida, han escuchado hablar de “Joe Montana” aun sin ser conocedores del futbol americano. Bueno, ni siquiera del deporte en general.

Más columnas de Vanessa Garza:
Chismes del retail mexicano
Tendencias en retail 2015
El shopper de mente cochina
¿Qué es el Route to Market?

Ahora, sin afán de desatar fanatismos, díganme, ¿cuántos de ustedes conocen más a Tom Brady que a Joe Montana? La respuesta creo que irá en función de si estamos más viejitos o más chiquitos.

Los verdaderos fanáticos del deporte y sobre todo aquellos que gustan de las estadísticas deportivas, saben que estas dos figuras están compitiendo por ser el mejor jugador de todos los tiempos y mientras Joe Montana ha tenido ese título desde los 90’s, hoy en día la popularidad de Brady en las nuevas generaciones está desplazando a Montana al baúl de los recuerdos de nuestros padres.

Tanto nuestra generación (hablo de nosotros los chavos que estamos en los 30’s) como las que nos siguen, están inundadas de nuevos ídolos, no sólo en los deportes, sino en la música, la ciencia, la moda y cualquier otro ámbito de gustos y pasiones.

¿Cómo afecta o beneficia esto a las marcas? Primero que nada, si estamos detectando los saltos generacionales y sus diferencias más marcadas, los ídolos juegan un papel importante en el merchandising de los productos y obvio, en los ingresos de todos los involucrados.

Los fans (apasionados, obsesionados, identificados, como les querramos llamar) desarrollan un sentido de pertenencia hacia un grupo con los mismos gustos y los productos relacionados cobran un papel importante al convertirse en los elementos que le muestran al mundo lo que los hace sentir bien.

Entonces la compra se vuelve algo muy importante. Lo podemos notar en cada temporada de futbol soccer, donde todos los hinchas corren a comprar el nuevo jersey del equipo favorito, para subir su foto a redes sociales, como una prueba testimonial de su amor y fidelidad.

Otro gran ejemplo es el merchandising con licencias de dibujos animados. Nuestra generación recordará tal vez a los Thunder Cats o los Ositos Cariñositos, mientras que los niños de hoy ven Dora la Exploradora o Adventure Time, por mencionar sólo un par de dibujos animados que representan un boom en la venta de artículos con sus diseños.

La clave para elevar ventas en cualquier categoría que quiera llegar al shopper a través de sus ídolos, es identificar el de moda de nuestro shopper. No nuestro ídolo, no de otro momento, no de otro shopper. Aquí no aplica tomar decisiones por “feeling” o experiencia, esto es dictado completamente por el comprador.

¿Por qué creen que afuera de los conciertos podemos encontrar cualquier tipo de producto con la imagen del artista o con el nombre del grupo al que fuimos a ver? Estamos hablando de merchandising puro y 100% afín al target en el momento correcto. Las probabilidades de que estos vendedores “le pierdan”, aunque se queden con artículos, son muy bajas.

El shopper paga por un producto de su ídolo para hacer esto parte de su experiencia. Por eso regresamos a casa con un vaso plástico del concierto, aunque la cerveza nos haya costado 50 pesos más. ¡Queremos el vaso! Es un recuerdo de que ahí estuvimos.

La perfecta combinación de shopper + ídolo + merchandising, “os hará ricos”… o pobres pero felices y con recuerditos. Todo depende de qué lado estén ;)

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL