Por: Pablo Mercado
Twitter: @paglom
email: [email protected]

¿Quién no tiene una canción asociada a un momento, a una persona, a unas vacaciones, a un anuncio, o un producto? Cuando una canción nos gusta, nuestro cuerpo aumenta la producción de endorfinas, hormona que produce la sensación de alegrí­a. Esto lo saben los profesionales de marketing y es una de las razones principales del uso de música en las tiendas departamentales.

Más de Pablo Mercado:
La experiencia del Sabor
El poder del marketing olfativo
Hoy en dí­a existen estudios de Neuromarketing que nos comprueban que la música afecta la forma en la que compramos. Por ejemplo, cuando la música tiene más beats por segundo y se escucha a un volumen más alto logra que nuestra frecuencia cardiaca aumente, por lo tanto compramos más rápido. Por lo contrario, cuando la música tiene pocos beats por segundo y se escucha a un volumen bajo logra que nos relajemos, estrategia que utilizan algunos restaurantes para lograr que comamos más lento y permanezcamos mas tiempo en el lugar.

La música también puede ayudar a vender más, o al menos recrear el ambiente que nosotros buscamos. En el caso de los supermercados, por ejemplo, en función del tipo de música que pongan se incita más a la compra de algunos productos u otros, si ponen música italiana se puede afirmar que las ventas de comida italiana como pizzas, pastas y vinos de este paí­s incrementan. Para las tiendas de ropa joven va bien música roquera. Para las de lí­nea ecológica, van bien los sonidos del agua o de la naturaleza. En el caso de clí­nicas o centros estéticos se buscan también sonidos relajantes.

¿Se imaginan entrar a un supermercado sin música? Probablemente no lo hayan notado, pero la mayorí­a de supermercados transmite música todo el tiempo. Tal vez no nos demos cuenta de que esta ahí­, pero si no estuviera, sí­ nos darí­amos cuenta de que algo hace falta. Porque la música también sirve para aislar los sonidos molestos y proporcionar cierta intimidad. No nos gustarí­a estar escuchando las conversaciones de todos los clientes, las cajas registradoras, los carritos de compras, entro muchos otros ruidos molestos que existen dí­a a dí­a en las tiendas.

Los medios tradicionales como la TV, también llevan años incluyendo música en sus estrategias, de hecho se dice que el 90% de los spots de TV tienen música.

Los efectos de sonido y la música en los comerciales de TV generalmente se dejan para la etapa final de la producción. Irónicamente cuando son terminados, la música juega un papel sumamente importante en estos.

Como podemos ver, la música tiene gran relevancia no solo en la mercadotecnia, si no también en la vida diaria, de hecho a sido seleccionada por la mayorí­a de las personas como lo único sin lo que no podrí­an vivir.

¿A ti qué te provoca tu canción favorita?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL