Por: Alfonso de Alba
Twitter: @DeAlba_Alfonso
Email:[email protected]

Definir el nombre de nuestra marca, quizá sea el aspecto más crí­tico y creativo en el desarrollo del branding dentro de la empresa. Si logramos que sea distintiva y memorable, podrí­a marcar la diferencia y generar una ventaja competitiva. Además de contribuir a extender la longevidad del concepto general de la compañí­a, lograrí­a hacer que la inversión en publicidad fuera más impactante, productiva y como consecuencia, obtener la atención del cliente y trasmitirle el valor de marca, así­ como los beneficios del producto.

Desarrollar un gran nombre, es la oportunidad que buscamos para tener clara su promesa y personalidad. En los medios hay un gran número de marcas tratando de explicar y presentar su oferta de valor diferenciada, incluso nosotros desarrollamos grandes campañas para nuestra marca deseando que el cliente perciba justo lo que queremos comunicar. Cuando el nombre de la marca es muy bueno, nos facilita trasmitir este mensaje y lo hace aún más memorable.

Menciono algunos puntos o principios que podrán ayudarnos a crear un buen nombre para tu marca, no son garantí­a de éxito, sin embargo son elementales para centrarnos en lo verdaderamente importante para su desarrollo.

-Que sea digerible. Carol L. Bernick, un experto en branding, explica que el nombre de una marca debe de pasar la prueba de fuego de un niño de 5 años; si después de escuchar el nombre algunas veces, lo puede recordar, ya tenemos el 50% de avance. Con Digerible no me refiero a simple, mas bien, distintivo como: Pizzerolas, Zucaritas, Gansito.

-Piensa siempre en tu marca como una plataforma. En el momento que pensamos y queremos asociar directamente el nombre con uno de los atributos de la marca, perdemos la posibilidad de extender la marca a otros productos a futuro.

-Cuida los nombres demasiado descriptivos. UltraSuave, Cristalina, Ahorratodo, etc. son palabras que inmediatamente llevan a tu cliente a pensar en ello, sin embargo tu competencia puede fácilmente utilizarlo debido a lo “genérica” que puede ser tu marca. Cuando tu nombre se vuelve demasiado genérico o descriptivo, el único diferenciador que tendrás para sobresalir, será el de tener el precio más bajo.

-Que tu marca no se vuelva una moda. Nombres como Gillette, Pepsi, Mercedes han tenido la capacidad de trascender en el tiempo, manejar nombres como milenio, cortador2000, etc. afectan el largo plazo de tu marca, a menos que sea algo bien planeado como FIFA 2011, que lo aplica con la intención de mantener a la espera al cliente de la nueva versión el año entrante.

-Mientras más corto, mejor. Por supuesto que existen muchas excepciones de nombres largos que han trascendido, sin embargo son eso, excepciones que muy seguramente requieren un mayor esfuerzo y creatividad para ser exitosos. Dice Bernick: “vivimos en la era de lo 30 segundos en televisión o incluso los 15 segundos. si la formula nos indica que durante el spot, el nombre debe ser mencionado por lo menos 3 veces, imaginemos el tiempo que ocupará un nombre como VO5 Tratamiento Capilar de Aceite”.

Como conclusión, el nombre debe ser distintivo, corto y recordable, definitivamente juega una parte muy importante para que la marca tenga un camino mucho más sencillo al momento de buscar el posicionamiento, y como bien lo saben, es solo el principio de la estrategia de branding. Sean creativos, si lo logran, la venta será solo una consecuencia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL