Por: Paco Santamarí­a
Correo:[email protected]
Twitter: @pacosantamaria

Soy un escéptico del amor aunque ya se me está quitando. Y es que está tan mal enfocado este sentimiento y manoseada la palabra que no se puede vender un producto que no se cree que existe.

Como siempre, los clientes me callaron la boca. Trabajamos con un pequeño restaurante de autor de no más de treinta comensales en Polanco: Hedonia. A los socios y clientes los vi muy animados para hacer una cena maridaje de San Valentí­n. Trabajaron mucho en la creatividad. Hasta poemas escribieron, generaron un menú que está sincronizado con poemas de sentimientos, desde el enamoramiento, hasta la pasión. Conduciendo al comensal por las entradas hasta el postre.

Como si no fuera poco, añadieron a la experiencia violí­n en vivo. Entonces tú, lo que tení­as que hacer era comer una degustación de cinco tiempos y entre plato y plato leer a tu pareja un poema que esta alineado de acuerdo a cada plato, cada tiempo y cada momento de la relación.

Todo por un precio por persona bastante accesible, si consideras que el vino está incluido. El resultado: lo mejor que puede pasarle a quien emprende en un restaurante, mesas llenas, caras sonrientes y barrigas llenas.

El Twitter del lugar pleno de comentarios y muy vivo recitando poemas y documentando la noche. Yo, enamorado. Muchas veces subestimamos a los clientes, los tachamos de escépticos, los abrumamos y los bombardeamos con mensajes que ni siquiera desean escuchar. Quizá sólo quieren estar frente a alguien leyendo un sabroso poema y disfrutando de una cena en la intimidad. No más. El amor a la experiencia es de quien la genera. Y el cliente lo agradece con cariño.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorRequiem por una Marca
Artículo siguienteHaz check in y comparte en Facebook, una buena idea de event marketing
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.