Las estrategias below the line son indispensables para promocionar conciertos masivos, pero también para dar a conocer aquellos cuyo público es más selecto. Asimismo, pueden convertirse en el escenario ideal para que otras marcas realicen activaciones y generen engagement en un ambiente en el que la música es el elemento central.

Notas relacionadas:
Concierto usa un below the line sangriento para promocionarse
Campaña de promoción “amenaza” a las personas en un concierto
Una activación tecnológicamente creativa en un concierto

Con base en lo anterior, a continuación se presentan dos extraordinarios ejemplos de estrategias below the line para difundir conciertos y atraer más afluencia, las cuales sirven de inspiración.

1)
Listen to me
Rusia

La agencia Voskhod de Rusia fue la encargada de este concepto creativo en el que el below the line se expuso en todas sus variantes, desde anuncios outdoor en las calles, publicidad en el transporte público, hasta arte urbano capaz de reproducir música gracias al empleo de códigos visuales que incluyeron tecnología antigua combinada con la digital de esta época.
Cabe señalar que el Ural Music Festival logró reunir 200 mil asistentes gracias a esta estrategia below the line.

2)
The Talking Piano
Líbano

La estrategia de marketing de guerrilla The Talking Piano surgió con el fin de promocionar un festival de música y arte en la ciudad de Líbano, la cual consistió en colocar un piano que interactuó con los paseantes en la plaza comercial. Desde que las personas se aproximaban al piano, este les hablaba para invitarlos a acercarse y tocarlo, como premio quienes se atrevieron a probar consiguieron boletos para el Al Bustan International.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL