En el último año, las principales marcas de retail en México han anunciado importantes inversiones para fortalecer su división de comercio electrónico, siendo los centros de distribución un pilar importante en el desarrollo de un mejor sistema logístico.

Walmart de México, por ejemplo, durante el primer semestre del año, anunció la inauguración de un centro logístico en Guadalajara que se estima beneficia a estados como Jalisco, Guanajuato, Sinaloa y Durango, por mencionar algunos. Esta estrategia permite al retailer mejorar sus tiempos de entrega, y se prevé tendrá nuevos centros en estados como Monterrey, Merida y Chihuahua.

MercadoLibre es otra compañía que ha apostado por mejorar sus tiempos de entrega, a través de la construcción de centros de distribución en México. La firma ha señalado que su estrategia contribuye al crecimiento del comercio electrónico en nuestro país, y se estima que estos centros logísticos permitirán a la marca enfrentar con un mayor posicionamiento a otros jugadores.

La penetración de las plataformas digitales en el mercado mexicano lleva a los retailers a considerar nuevos canales para asegurar que el consumidor adquiere el mayor valor por su compra. En este sentido, el flujo físico de los productos es uno de los principales retos de las tiendas minoristas.

Por tanto, se deben atender las actividades que impactan la entrega de pedidos y la satisfacción del consumidor, como son el procesamiento de los pedidos, el control en inventarios, el almacenamiento del inventario, la transportación y el manejo de los materiales. Con la finalidad de gestionar adecuadamente los pedidos y surtir cada uno con la mayor precisión para asegurar la satisfacción del cliente.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL