Por: Arturo González Salas

Twitter: @Artglez

Habí­a una vez un en el paí­s de Twitter una población de muchos millones de usuarios, parecí­a ser la villa donde se ubicaban las casas de campo de Facebook city, sin embargo, en poco tiempo logró destacar sus propias cualidades.

Como en la vida real también en las redes sociales se suscitan interacciones  desafortunadas, al parecer el protocolo cibernético se aplica con muestras de intransigencia. Tal vez la urbanidad se olvida cuando se pueden desnudar los pensamientos, dejándolos a la censura que nuestros dedos decidan.

La reglas de convivencia son las que los desarrolladores de la redes han establecido, ellos pretenden delinear el rumbo de las relaciones, pero no todo lo que tiene lí­mites se logra contener, de ahí­Â  que podemos ver majaderí­as tan imperdonables como las protagonizadas por artistas, empresas, organizaciones y simples mortales.

De las altanerí­as que más sorprenden es la aplicación de ordenanzas, ‘dale RT’ es un ejemplo de que exigimos una acción que debe nacer del sentido particular. También este mecanismo puede ser el detonante de una persecución, conseguir más seguidores, darnos mayor impacto o simplemente llenarnos de notificaciones.

Mucho se ha hablado sobre el error de Enrique Peña Nieto al respecto de su participación en la FIL de Guadalajara,  hay facturas que son caras de pagar, de un momento a otro este personaje polí­tico desbancó a Ninel Conde para ocupar su categorí­a, no porque su equivocación  sea imperdonable, sino porque para los usuarios de las redes era un buen sustituto de ‘trendying topic’.

Los invito a buscar el perfil de este polí­tico descrito por Denise Dresser en Youtube, podrán encontrar que lo define como un personaje de escenarios preparados, joven pero prií­sta, con pocas propuestas relevantes y con logros de gobierno que no representan un avance sustancioso para el estado que dirigió.

Varios politólogos, periodistas y lí­deres de opinión tienen comentarios similares que conducen al mal manejo del equipo de Peña Nieto, la tardanza del tweet de disculpas y el desafortunado manejo de crisis. Cuando el tema parecí­a terminar, despuntó nuevamente con el RT de Paulina Peña, hija del aspirante presidencial.

En cada mensaje encajonado en 140 caracteres se puede intentar construir, debilitar o  trascender. Este plano tan efí­mero como el de los microblogs con su efecto avalancha abona a la formación de nuevos lí­deres o personajes de culto, además posibilita un refugio para el ocio, la información y el debate.

Hace unas semanas sufrí­ de comentarios desagradables debido a que di RT a un tweet anti-taurino relacionado con Huamantla, la cuenta de twitter arremetió con la creadora del tweet y con su servidor por hacer eco al mismo. Quienes han leí­do mi TL podrán apreciar que se basa en #marketing, #turismo, #polí­tica y #poesí­a. Al desborde de enojo conteste con la mayor sensatez y amabilidad posible, sin embargo  los comentarios que continuaba recibiendo eran bastante groseros.

A unas semanas del incidente me causa gracia aunque también asombro debido al manejo tan subversivo de una cuenta oficial del citado destino. Para equilibrar el juego di RT a los despectivos comentarios, varios de mis seguidores opinaron, formando así­ una polémica más equilibrada.

Hacer una estrategia de marketing viral por medio de las redes parece ser barato, amateur y con resultados a corto tiempo, sin embargo para obtener beneficios sustanciales es importante designar presupuestos, ejecutar el proyecto con profesionales y establecer planes a corto, mediano y largo plazo.

El precio de la exposición universal es precisamente la vulnerabilidad, sepamos entonces que las dinámicas de interacción en las redes contienen algo similar al alcohol, pues a algunos les da para arriba y a otros los pone muy ‘malacopas’. Debemos pensar rápido, pues de esta mafia pocos salen y la papa caliente que circula no tarda en caer en nuestras manos.

Cierro como dirí­a el Chapulí­n Colorado: ¡Sí­ganme los buenos!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL