En las agencias BTL es bastante común que surjan escenarios donde sea necesario realizar cambios importantes para lograr la aceptación de un proyecto.

Es importante manejar de forma inteligente este tipo de situaciones para evitar desacuerdos entre las partes implicadas, con la finalidad de no retrasar la solución. Por ello, para gestionar adecuadamente una situación problemática es un requisito manejar adecuadamente las emociones.

El líder del proyecto debe llevar a cabo acciones para agilizar la solución del problema. La empatía y la comprensión serán necesarias para entender las necesidades del cliente y reconocer los errores que causaron el conflicto.

El diálogo será necesario para identificar la información clave que permitirá diseñar una nueva propuesta que cumpla con los intereses del cliente.

Por otro lado, aquella persona que es responsable de la situación y causante del “problema”, debe manejar su conducta con autodominio y empatía, es decir, a través de inteligencia emocional, para mostrar apertura a la comunicación y en dado caso, resolver con asertividad, control y paciencia el proyecto que se le solicite.

La adaptación a los cambios es una capacidad que se debe desarrollar, necesariamente, para transformar cualquier obstáculo en una oportunidad de mejorar una propuesta y superar las expectativas de un cliente. Además, el trabajo en equipo es muy importante para no temer a los cambios y debilitar la confianza del equipo para seguir afrontando los retos que día a día se presenten en la agencia.

De acuerdo con un estudio de Universia, el trabajo en equipo tiene los siguientes beneficios: aumentar la motivación y disminuir el estrés de los integrantes, ya que un ambiente agradable y de respecto, permite que surja confianza, entusiasmo, unión y satisfacción laboral en cada uno de los integrantes. En suma, se incrementará la creatividad y el compromiso del equipo para conseguir los objetivos planteados.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL