Singapur.- A pesar de que somos seres sociales, los humanos tendemos a alejarnos de la gente desconocida y a adoptar posturas de defensa que en ocasiones parecen un tanto absurdas.

Más notas sobre Ambient Marketing:
Usan cigarros gigantes como invitaciones ambientales
Star Trek invade el cielo londinense

Uno de los mejores casos para ejemplificar lo anterior es que no nos sentamos en la misma banca donde ya hay personas sentadas o lo hacemos al otro extremo. Preferimos no hablar ni establecer ninguna relación y simplemente llegamos o nos vamos como si el otro no existiera.

Para alterar esta conducta, Coca-Cola y Ogilvy diseñaron “La Banca del Amor” un asiento que rompe con todos los convencionalismo y por sí solo ayuda a la gente a relacionarse. Se trata de una banca inclinada que gracias a la fuerza de gravedad consigue que las personas se junten unas con otras.

La banca fue colocada en parques y parabuses para que los transeúntes y usuarios del transporte público se conocieran. Al final del video Coca-Cola presenta algunos resultados poco verificables.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL