En cuestiones de branding es interesante ver cómo las marcas se cuelan en nuestra cabeza, siempre que saben cómo llegarnos. Un ejemplo muy claro es el fenómeno minion. Hoy día varias marcas han adquirido la licencia de los minions para poder explotarla comercialmente y ponerle brillo a las estrategias de merchandising.

En alguna ocasión, los Estudios Universal llevaron la “cultura minion” hasta espacios extraterrenales, pues durante los meses previos a la premier de la película Mi villano Favorito 2 hizo volar un dirigible diseñado como un minion gigante que cruzó la Unión Americana de costa a costa.

Se trató de un zeppelin de 165 pies de largo y 55 de alto que pudo alcanzar una altitud de 10 mil pies. Su cabina permite albergar hasta ocho pasajeros y durante su viaje promocional recorrió 32 mil kilómetros en 6 meses por  Estados Unidos, según reportó el sitio cinemamarketing.com.ar.

El dirigible bautizado como Despicablimp causó incluso que algunas vialidades se vieran afectadas, pues muchos conductores (quizá con niños abordo) intentaron seguir el globo lleno de helio durante sus recorridos.

La marca cinematográfica también creó un sitio web desde donde se pudo seguir la trayectoria de zeppelin desde Nueva York hasta California y de regreso atravesando por varios estados del Sur de los Estados Unidos. En esta página también hay videos y fotografías de la acción promocional.

Continúa leyendo…

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL