¿Buscas un empleo o buscas lo que te hace feliz?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Hace unos días platicaba con una persona de mi oficina sobre su futuro en la firma y como debería ser su camino laboral para llegar a lograr sus sueños. Varias fueron las vertientes en las que platicamos y varios los escenarios en los cuales dicho integrante se veía colaborando.

Hace unos días platicaba con una persona de mi oficina sobre su futuro en la firma y como debería ser su camino laboral para llegar a lograr sus sueños. Varias fueron las vertientes en las que platicamos y varios los escenarios en los cuales dicho integrante se veía colaborando.

Más columnas de Roberto González:
¿El fracaso es sinónimo de éxito?
El arte de escuchar
Bases de un buen vendedor
Cuando las cosas huelen a cambio

Lo importante de todo esto eran esas entrelineas de la conversación que se dejaban ver y que mostraban cierto desapego a lo que estaba haciendo en esos momentos vs lo que había soñado que sería después de salir de la universidad. Y es correcto que entre lo que ven en las aulas, dista mucho de lo que la vida laboral les ofrece y sobre todo en los primeros años como “aprendiz o ejecutivo Jr”.

Pero más allá de pensar en lo que las instituciones ofrecen y la falta de la “realidad” y conexión con este mundo laboral, lo interesante sería hacer un test personal sobre que son las cosas que nos hacen estar o no en cierto lugar y lo más importante como vemos nuestro futuro a corto y largo plazo.

Por ejemplo, la mayoría de las personas que se desarrollan en su primer empleo, tienen un alto grado de desilusión, pues pensaban cosas distintas de su trabajo y de los quehaceres cotidianos. Esto obviamente corresponde a un desconocimiento total de los roles y posiciones de las empresas y de cómo estas capacitan o no a dichos integrantes en sus primeros días.

Como individuo, vale la pena investigar un poco más en donde estamos parados y que es lo que la empresa hace y como lo hace; a partir de ahí, verificar si dichos resultados van con mis deseos y pensamientos para definir si es una empresa que me ayudará con sueños y metas profesionales propuestas.

Valdría la pena preguntarnos lo siguiente:

1. ¿Estoy feliz por cada proyecto que desarrollo? ¿me emociona el que viene?
2. ¿Paso más tiempo de lo previsto sigo pensando en el proyecto y como mejorarlo?
3. ¿En mi vida personal, en ocasiones encuentro algo que pueda ayudar a mejorar mi trabajo?
4. ¿Tengo un mentor que me ayuda a crecer y entender lo que hago?
5. ¿Siempre estoy pensando en que puedo mejorar de mi trabajo actual?
6. ¿No importa donde esta ubicada la oficina?
7. ¿Quiero parecerme a las personas con mas experiencia en mi empresa?

Si la mayoría de las respuestas a estas preguntas fueron positivas, significa que estas en el camino correcto. En platicas con varios presidentes y directores de empresas globales me han comentado su preocupación por el equipo. Y la gran preocupación parte de cómo estas personas tienen poca motivación o simplemente están muy desapegados a los objetivos reales de la compañía y por ende, brotan resultados mediocres y jefes muy cansados por “apretar” más para lograr los objetivos.

En algunas ocasiones, se ha hablado de las diferencias entre generaciones, lo cual tiene un grado de veracidad, sin embargo, la forma en como se buscan talentos en las empresas dista mucho de la productividad y objetivos de la misma. Aunado a las personas que “dudan” si están en la empresa correcta y demandan prestaciones en ocasiones irreales hace un gran desapego al trabajo.

Lo que si es una realidad, es que si no estas contento con tu trabajo y feliz por desarrollar lo que mas te gusta. La frustración esta muy cerca de ti y de tu animo. Y la consistencia de dicha frustración te hará cegarte cada día más de lo que en realidad quieres hacer y sobre todo ser.

Busca soporte alrededor tuyo; se ha demostrado que el tener un mentor en el desarrollo profesional, perfecciona el camino y lo hace muy estable. Por otro lado, no confundas la “frustración” con el “cansancio”, la primera se quita con haciendo cambios en tu vida y la segunda con unos buenas vacaciones se corrige. Lo importante es que te decidas a hacer lo que en realidad siempre haz querido hacer y que por otros motivos lo haz relegado en tus pendientes. Por algo la frase “nunca es tarde para empezar” es tan poderosa.

Sigue tus sueños y construye para ello; ¿te enlisto cuantas personas que admiras siguieron su sueño sin importarle lo demás? En lo personal soy fan de un grupo que si no hubieran dejado lo que no los hacia felices por la música, seguro no hubieran ganado tantos premios y creado tantos buenos sencillos que aun seguimos bailando.

Y ¿tú? ¿Cómo construyes tu imagen?

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.