Los británicos son, hoy por hoy, los clientes más exigentes a nivel mundial, reveló un estudio.

El reporte elaborado por ContactEngine y YouGov dio a conocer que los ciudadanos del Reino Unido reportan un nivel de exigencia sin precedentes en sus hábitos de consumo.

El estudio precisó que el 18% de los encuestados no vuelven a comprar en un negocio después de una sola mala experiencia, un dato que superó incluso a los estadunidenses, que alcanzaban al menos 10% en este rubro.

Asimismo, el 94% de los británicos esperan un trato como clientes mucho mejor que hace tres años, lo que representa expectativas y exigencias sin precedentes por parte de este mercado.

El suroeste del Reino Unido y Escocia son las zonas más exigentes en términos de atención a clientes. El 59% de los escoceses, en particular, afirman que no regresarían a un negocio después de lo que ellos percibieran como un mal trato.

Entre los aspectos que los clientes británicos consideran como un mal trato están: empleados groseros o incompetentes, repetir las preguntas o reclamos a diferentes áreas y no recibir un servicio el día en que se les había prometido.

Británicos dicen “ya no más”

El director de ContactEngine, Mark K. Smith, afirmó que, aunque los consumidores británicos han sido tradicionalmente tolerantes e incluso indiferentes en la manera en que se les trata como clientes, el estudio muestra un cambio radical hacia la tendencia opuesta.

Precisó que los negocios en Estados Unidos presumen de tener un alto nivel en su trato al cliente, por lo que la intolerancia de los estadunidenses a un mal servicio es muy alta.

Smith aseveró además que, de la misma manera, ya que el servicio en la Gran Bretaña ha mejorado, las expectativas de los consumidores en el país europeo también han crecido.

Se trata de una advertencia a los negocios de que ya no pueden escudarse en un mal servicio y los británicos estarán dispuestos a irse con los competidores al indicio de un solo error.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL