Conseguir el registro de una o más marcas demanda una serie de requisitos específicos, así como un tiempo determinado desde la solicitud expresa a la institución correspondiente, un proceso que puede ser engorroso, pero que al final del día resultará en algo positivo para el dueño y socios fundadores.

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) tenía registradas un millón 91 mil 549 marcas, hasta diciembre de 2017, de las cuales 130,353 corresponden al año pasado.

No obstante, contar con dicho registro es solo el primer paso hacia la construcción de una compañía, misma que requerirá no solo de años transcurridos para obtener un posicionamiento, valor y reconocimiento por parte del target; se necesita además de una planeación, diseño y ejecución de estrategias de marketing que contribuyan a mantener una buena imagen ante los ojos del consumidor y competencia, las cuales también influirán en la promoción, personalidad, identidad y congruencia de la firma.

Definir qué tipo de acciones se deberán llevar a cabo para optimizar el branding, es una labor que demanda estar en constante innovación, ya que tanto la industria, como la propia marca y los clientes finales también presentan cambios a lo largo del tiempo, y en diferente proporción.

Para continuar con la lectura completa de éste y otros artículos de la revista, puedes suscribirte. Solo necesitas dar clic aquí y podrás recibir nuestras ediciones impresas cada mes.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL