Desde el pasado 1 de enero de 2020, varios negocios en la Ciudad de México comenzaron con el cese de brindar a sus clientes bolsas de plástico, esto por disposición del gobierno capitalino, específicamente lo que concierne a la Ley de Residuos Sólidos de la CDMX.

Uno de los objetivos principales que las autoridades capitalinas tiene con esta prohibición es evitar la sobreutilización de este tipo de productos y con ello tener un menor impacto en el medio ambiente, pues se ha visto que la presencia de estas bolsas en mares y océanos afecta seriamente a la flora y fauna de dichos ecosistemas, además de que la propia sociedad también se ve seriamente afectada.

Como se sabe, el plástico es uno de los materiales que tarda mucho más tiempo en degradarse. Según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), llega a demorar hasta 500 años, lo cual tiene repercusiones lamentables entre los seres vivos, y pese a que es un material que sí puede ser reciclado, en México solo un 3 por ciento de los 300 millones de toneladas de plástico que se producen al año se recicla, de acuerdo con la UNAM.

Bolsas ecológicas, ¿son una opción realmente factible?

En su momento la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX solicitó que las bolsas biodegradables no son una opción que sustituya a las de plástico, por lo que sugirió que fueran compostables. Pese a esto muchas personas ha optado por las bolsas ecológicas mismas que, según Antonio Alvarado, fundador de la empresa lmagebag, afirma pueden durar hasta dos años y ser usadas en más de 100 ocasiones, además de afirmar que son más amigables con el medio ambiente.

Pese a esto el titular de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), José del Cueto, comentó que en realidad están hecha de polipropileno, un derivado del plástico, lo cual no las hacen una alternativa mejor o distinta a las de plástico tradicionales, afirmando además que podrían convertirse en otro problema de contaminación,ya que aseguró no son lo suficientemente resistentes, lo cual hará que terminen en la basura y sean también un problema de contaminación importante, por lo que sugiero que el Gobierno de la CDMX establezca un plan de manejo responsable.

Por su parte Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace comentó que si bien celebran que se hayan prohibido las bolsas de plástico un solo uso, sigue existiendo un problema con las reutilizables, esto por tener una composición plástica, por lo que sugirió que se informe al consumidor sobre aquellas que realmente sean una opción y cuáles no son ecológicas.

Te sugerimos: Así defienden fabricantes de bolsas ecológicas sus productos ante prohibición de plástico.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL