La investigación de mercados es un instrumento técnico que permite a las marcas conocer a detalle al mercado que desean satisfacer con sus productos y servicios. El papel de este mecanismo es esencial previo a la ejecución de una campaña porque permite desarrollar una correcta planeación, ejecución y control de la estrategia que cumplirá los objetivos de la empresa.

En efecto, el mercadólogo que trabaja en conocer al mercado objetivo, debe analizar al consumidor a través de un proceso sistemático, con la finalidad de generar un marketing mix y definir políticas de precios, distribución, comunicación, introducir un producto a un nuevo mercado, etc.

Para algunos especialistas en marketing, la investigación de mercados se realiza por medio de un proceso, que garantiza el entendimiento de un mercado al centrarse en el análisis del cliente.

Esto puede resumirse en 6 puntos:

  1. Investigación, que se trata del conocimiento del mercado y del cliente.
  2. Objetivos, señalando las metas que la compañía desea lograr en el mercado.
  3. Estrategias, es decir, las aciones que se van a realizar para alcanzar los objetivos.
  4. Acciones, las actividades a realizar en el mercado.
  5. Cambios, trata de conocer las modificaciones que se producen en el mercado.
  6. Investigación, trata de conocer las nuevas condiciones del mercado.

En estos puntos se puede resumir el ciclo de la investigación de mercados. Sin embargo, el Big Data ha cambiado la forma de extraer datos del mercado y analizarlos.

Principalmente, se debe a que hoy en las investigaciones de mercado se pueden emplear nuevas tecnologías que permitan extraer un gran volumen de datos, y así generar mejores conexiones y agrupaciones. De manera que los datos masivos pueden ofrecer nuevas aplicaciones en las estrategias de marketing y beneficiar a los departamentos involucrados en cuanto a determinar actividades promocionales, planeación de productos, pronósticos de ventas, por mencionar algunos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL