El consumidor Gabriel Estrada se hizo acreedor de una pantalla de plasma de 39 pulgadas en 70 centavos, luego de exigir a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) que se le respetara el precio expuesto en el producto.

Más notas relacionadas con Medios BTL:
Una pop store que personaliza prendas con láser
5 tips para el montaje de una tienda pop up
5 productos que los trabajadores venden clandestinamente en las oficinas

De acuerdo con el acta presentada ante el organismo gubernamental, Estrada fue a la Bodega Aurrera a realizar sus compras, y al encontrar la “oferta” referida procedió a realizar el pago correspondiente a las cajas, pero los trabajadores de dicho punto de venta trataron de impedir la compra, argumentando que se trataba de un error.

Sin embargo, el afectado tomó una fotografía del articulo en promoción y levantó una denuncia para exigir que se le respetaran sus derechos de consumidor, al igual que el precio en exhibición.

Ante el hecho y acorde a lo establecido en la ley de defensa del consumidor, la dependencia, junto con el denunciante, acudió al centro comercial, ubicado sobre la antigua carretera vía Mérida, en Campeche, para que se respetara el precio que tenía el producto.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL